Google entra al mercado de viajes

En marzo de este año, comentábamos como Google había comenzado a agregar publicidad de hoteles en Google Maps. La idea es que, junto a la localización, aparecieran datos como precios y datos para hacer la reserva. Pero sería ingenuo creer que Google se va a contentar con sólo esta incursión. Hay más en la estrategia de la empresa, aunque por ahora la política a seguir sigue siendo poco clara.

Como cuentan en Tnooz, hay al menos otros dos puntos interesantes para observar. La primera es la compra de la guía de viajes online Ruba, que tiene como fuerte las imágenes de destinos. La segunda llamó mucho más la atención de los profesionales de turismo: los rumores de que Google compraría Ita Software, una empresa especializada en aplicaciones para el mercado de viajes.

El tema es encontrar detrás de estos movimientos alguna indicación de los planes futuros de Google para el mercado de viajes. Hay un punto relevante: como mercado vertical, todavía hay lugar para propuestas de desintermediación. Esto, desde ya, puede ser leído de varias maneras. Desde el lado de los usuarios, Google podría simplificar los procesos de búsqueda de viajes y de información sobre destinos, y también facilitar las reservas y compras. Pero desde el lado de muchas empresas, que Google se posicione como la interfaz de búsqueda, investigación y compra no deja de ser una mala noticia, en tanto puede dejar a más de uno fuera del negocio.

Pero no estamos hablando de procesos sencillos. El mercado de viajes no es tan simple de manejar, y la idea de crear una “interfaz dominante” de acceso es por ahora más una expresión de deseos que otra cosa. En tanto mercado vertical, la comercialización de productos turísticos requiere de saberes especializados únicamente aplicables en ciertos segmentos. ¿Tiene sentido para Google construir divisiones específicas para atender mercados que finalmente no van a ser tan masivos? Más con la intensa segmentación que ha venido experimentando el mercado de turismo.

Aún así, que Google esté posicionandose en el mercado de viajes desde al menos tres puntos de entrada -software de gestión, contenidos y publicidad- no deja de ser un punto a tomar en cuenta en el futuro. Más cuando Facebook y Apple también tienen intereses similares en posicionarse como la interfaz privilegiada de acceso a la compra de productos turísticos.

Anuncios