Adios a las guias de viajes en papel

Mucho se habla sobre el tema de los libros electrónicos, a partir del éxito del Kindle de Amazon, o por la inminente salida del iPad de Apple. La idea de fondo es que los dispositivos electrónicos cada vez serán más comunes como soporte de lectura, y que los libros en papel han comenzado una lenta pero irreversible decadencia. Se puede criticar este tipo de posturas por ser demasiado “deterministas”, o por llevar demasiado lejos la metáfora “biologicista”. Ya saben cual: la que habla de “la muerte de…”, cuando la historia de los medios marca que muchos de ellos no son reemplazados enteramente por los nuevos, o no necesariamente desaparecen. Un buen caso es el cine; nunca desapareció ni fue “exterminado” por la televisión. Más bien, se transformó en un determinado sentido, que la TV no podía cubrir.

Pero si bien podemos tener algunas dudas sobre la idea de que “el libro en papel va a desaparecer”, hay ciertos espacios del mercado editorial que sí parecen tener marcado este destino. Y uno de ellos interesa particular para el mercado turístico: son las guías de viajes.

Por su permanente necesidad de actualización y su volumen más bien considerable, las guías de viajes son uno de los mejores candidatos para alcanzar un rápido éxito en el mercado de libros electrónicos. En febrero, por ejemplo, hablamos sobre la estrategia de Lonely Planet de vender guías en el Apple Store. Por ahora, las guías son para el iPhone y iPod Touch, pero pronto el Apple iPad se va a agregar a la lista. Si se tiene en cuenta que éste último dispositivo ha despertado mucho interés y seguramente tendrá ventas muy interesantes, parece simple concluir que las editoriales de guías de viajes cada vez van a apuntar más a los dispositivos electrónicos. Lo que nos espera es, en realidad, una especie de modelo de suscripción; lo que compraremos, más bien, es la actualización permanente de contenidos, bajo la estructura de una guía de viajes.

Para los usuarios, puede ser un tema bastante interesante. Pueden comprar las guías con un clic, desde cualquier país, y pueden cargar varias de ellas en el mismo dispositivo. Hay contras, claro. Es necesario comprar un dispositivo más bien caro para arrancar con las lecturas. Y que se puede quedar sin batería en algún lugar inconveniente. ¿Y los precios? Difícilmente pueda esperarse una gran caída de los valores de venta, sobre todo porque producir contenidos para guías de viaje sigue siendo más caro que otros rubros editoriales.

Por cierto, el crecimiento de estas plataformas electrónicas representa otra oportunidad para las editoriales: disminuye el costo de llegar a más lectores, ya que de esto se ocupan las “app store” de los diversos dispositivos, como Amazon para Kindle y el Apple Store para iPhone / iPod Touch / iPad. Pero, claro, también hay una gran contra: si las ventas comienzan a concentrarse en pocos canales, en el futuro nadie dice que no quieran sacarnos comisiones cada vez más altas por las ventas. Aún así, parece un tema obvio que, para los próximos dos a tres años, habrá que esperar un crecimiento más rápido de las divisiones digitales de las editoriales ligadas a la publicación de guías de viajes .

Anuncios

8 comentarios sobre “Adios a las guias de viajes en papel

  1. Muy interesante tu post.

    Justamente estoy por irme de viaje y en lugar de comprar una versión actual de la guía que usualmente uso éste será mi primer viaje con guías en el Kindle. Evito el tedio de cargar peso en mi cartera, así como accedo a la información en forma más eficiente vía links, bookmarks y notas. No obstante el Kindle no tiene WiFi y la conectividad 3G no está disponible fuera de USA para navegar por Internet (sí para descargar libros). Así, mi primera opción que había sido una guía con vínculos a los sitios de Internet de exposiciones, museos, etc. quedó descartada por brindar un plus sólo en teoría.

    Por otra parte quería comentarte que el costo de las guías para el Kindle suele ser menor al de la versión impresa.

  2. Adriana, efectivamente las limitaciones de conectividad y batería limitan mucho la utilidad de los e-book readers, y es una lástima.

    En cuanto al precio de las guías, se que son un poco más baratas. Pero a lo que me refería era que no había que esperar una gran caída de precios en este tema. Producir buenos contenidos de viajes sigue siendo caro.

  3. hola =)
    hace cosa de un mes publiqué en mi blog una entrada sobre este mismo tema (http://4lba3alvad0r.wordpress.com/2010/03/01/ultima-generacion-de-las-guias-de-viaje/) En ella hablaba de las opciones que están surgiendo y que poco a poco van dejando atrás a las guías de viaje-libro de toda la vida.
    Publiqué la entrada en Comunidad Hosteltur y los comentarios que recibí fueron todos defendiendo los libros guías, que se mantendrán, ya que siempre hay amantes de libros.
    Yo personalmente sigo pensando que acabarán por desaparecer en el futuro. Siempre quedará la guía de viaje, ¿pero el formato libro? no creo…
    Veremos que depara el futuro, pero con las opciones que están surgiendo, no creo que su futuro sea muy largo.
    Saludos

    1. En realidad, lo que hay que marcar que no estamos hablando de un simple reemplazo. Nos encontramos más bien frente a un nuevo modelo de negocios, basado en la venta de servicios. O sea, no vamos a comprar un producto terminado, como pasaba con el libro; vamos a acceder a una guía que será actualizada de manera regular. O sea, tendremos algunas similitudes con un esquema de suscripción. Claro que vamos a tener otros problemas que afrontar: diversidad e incompatibilidad entre plataformas; carga de baterías; falta de conectividad en muchos lugares del mundo, entre otros temas a conversar.

    1. Que tienen la ventaja de contar con mucho contenido actualizado, porque se encuentran en el lugar. Lo malo es el modelo de guía local no suele ser muy escalable, y eso en Internet es algo relevanta.

  4. Como estás Jorge, un gusto. Soy lector de tu blog.
    Te quería consultar¿por que decís que no es un negocio escalable una guía local on line?Po el idioma? o porque tiene un techo bajo de crecimiento?consideras que hay alguna manera de hacerla escalable?

    1. No veo que haya demanda de guías excepto puedas encontrar un modelo que funcione bien en móviles. Lo que tiene mayores costos de desarrollo, que no son fáciles de recuperar. Una empresa como Lonely Planet lleva tiempo intentando buscarle la vuelta, y les está costando mucho.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.