Flying plane (by MShades)

400 millones de kilos de desperdicios. Ese es el cálculo de la basura que generan anualmente los pasajeros de aviones que circulan dentro de Estados Unidos. El cálculo surge de multiplicar aproximadamente 600 gramos por 678 millones de viajes que se realizan en ese país. Semejante volumen de desperdicios requiere por parte de las aerolíneas de una política destinada a manejarlos. Pero un informe de la organización no gubernamental A Green America señala que las compañías aéreas manejan bastante mal el tema.

Un punto: el estudio calcula que el 75% de los desperdicios que los pasajeros dejan en los aviones pueden ser reciclados. Pero apenas el 20% es, efectivamente, recuperado. El estudio encontró que no reciclan latas de aluminio, vidrio y papel; que ninguna aerolínea tiene un programa destinado a reducir los desechos generados en el interior del avión; y que los envases de los productos que se sirven en los vuelos no siempre han sido pensados para minimizar la basura producida. Las aerolíneas tampoco tienen programas destinados a incrementar su eficiencia en este tema, ni dan cuenta de sus objetivos o forma de medir sus potenciales mejoras.

El estudio de A Green America se puede bajar desde este enlace (PDF, en inglés). Visto originalmente en The Economist. La foto que abre la entrada fue tomada por MShades y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios