“A Good Hair” (2009) es un documental que parte de un tema que parece muy pequeño: ¿por qué las mujeres afroamericanas estadounidenses están tan obsesionadas por tener pelo lacio y con mucho volumen? A partir de ese interrogante, el director Jeff Stilson lleva a Chris Rock a hacer buscar la respuesta a esa pregunta. Que rápidamente queda sin contestar, para pasar a otro punto: ¿hasta dónde están dispuestas las mujeres afroamericanas a sacrificarse por ese pelo lacio? El documental explora los usos de los alisadores químicos, muy dañinos para la salud, y el uso de extensiones. Éste último punto es más que interesante. Las extensiones pueden costar hasta mil dólares, y son hechas de cabello humano verdadero. ¿De dónde sale tanto pelo? De India.

Y en este punto, el documental pega un salto. Lo que parecía un simple tema doméstico estadounidense, el de las mujeres negras obsesionadas con el pelo lacio, termina como un ejemplo notable de las asimetrías de la globalización. Millones de indios, todos los años, se afeitan su cabeza como parte de sus creencias religiosas. Y los templos subastan esas cabelleras a compradores internacionales, como una manera de obtener ingresos.

Entonces, allí aparece un tema muy notable: cientos de miles de mujeres afroamericanas estadounidenses gastan miles de dólares al año en extensiones. Muchas de ellas deben trabajar muy duro para poder conseguir el dinero, ya que muchas veces tienen empleos no muy bien pagos. Y el dinero que gasta una de las comunidades económicamente más desfavorecidas de Estados Unidos alimenta una industria que se basa en cabello donado gratuitamente en un país como India, que tiene altos niveles de pobreza.

Hay algunos puntos interesantes en la película que refuerzan este punto. A pesar de que la comunidad afroamericana gasta mucho más dinero en productos para el cabello que el promedio de los estadounidenses, las empresas que les venden productos están en manos de otros. Crecientemente, de empresarios chinos, pero también de las grandes empresas del sector de productos para el cuidado del cabello. El dinero que los afroamericanos gastan en su cabello sólo genera empleo en las comunidades en un punto de la cadena comercial: las peluquerías. En el resto, el dinero va para otros lados. Es un tema importante en Estados Unidos, en particular si se analiza como se han degradado muchos barrios afroamericanos, y la manera en la cuál la vida comercial ha desaparecido de ellos.

La película trabaja otros temas relacionados con el tema del cuidado del cabello -por ejemplo, el hecho de que un “buen pelo” sea el lacio que tiene blancos y asiáticos antes que el afro- pero me interesaba más marcar las relaciones entre consumo y globalización que aparecen en el documental. Si pueden dedicar un rato a mirarlo, no se van a aburrir, ya que Chris Rock se las arregla muy bien con las entrevistas que abundan a lo largo del filme.

Más sobre “A good Hair” en el Internet Movie Database. Debajo el trailer de la película, en inglés y HD:

Anuncios