En las últimas semanas, el tema de los servicios Web de geolocalización comenzó a tener bastante prensa. Si bien desde hace tiempo hay sitios que buscan que los usuarios actualicen el sitio donde se encuentran -se me ocurren alternativas como Plazes y Brightkite– hasta ahora ninguno habia alcanzado una masa crítica importante de usuarios. Pero eso parece que está a punto de lograrse, a medida que servicios Web como Foursquare y Gowalla, están logrando crecer en usuarios y actividad. El crecimiento en la cantidad de celulares con acceso a Internet y GPS hace posible esto, aunque por ahora limitado a un sector específico de la población.

Para las dos entradas que voy a dedicar al tema, me voy a concentrar en Foursquare, en tanto es el servicio que más popularidad está obteniendo en esta parte del mundo. Buena parte del suceso de este servicio Web se debe a la disponibilidad: se puede usar en cualquier ciudad del mundo, y tiene aplicaciones para múltiples plataformas de dispositivos móviles, como iPhone, Android, Palm Pre, y pronto Blackberry.

La idea en las redes sociales basadas en la geolocalización es que cada vez que vamos a un sitio como un bar, restaurante, etc, nos registremos mediante un check in. Para hacer más atractivo esto, en Foursquare hay un sistema de puntajes, por el cual las acciones que ejecutamos reciben determinado valor -por ejemplo, si “descubrimos” un lugar nuevo para Foursquare nos dan cinco puntos. También se recibe puntaje por llevar a cabo acciones que agregamos a nuestra lista de tareas -por ejemplo, ir a cenar a un sitio donde haya ido uno de nuestros contactos. A eso hay que agregar “badges” para diversas acciones -hacer check in durante varios días, o varias veces en el mismo lugar. Por último, la persona que más veces se registra desde un mismo sitio aparece como “mayor” de ese lugar.

Los lugares que agregamos a Foursquare aparecerán localizados en un mapa, ya sea porque nuestro teléfono cuenta con GPS, o porque agregamos la dirección del sitio.

Para poder ver algunas de las actualizaciones que hace una persona en Foursquare, basta con conocer su usuario, aunque no podremos acceder a la mayor parte de los datos si no estamos autenticados en esta red y no somos admitidos como contactos. Esta red, además, se integra con Twitter y Facebook, por lo que también se pueden dar a conocer allí nuestros “check in”. Desde ya, el tema de la privacidad y seguridad es, en este punto, relevante, así que es posible actualizar nuestro lugar, pero sin que Foursquare notifique a nuestros contactos o lo publique para todo el mundo.

Para los viajeros, o quienes visiten otras ciudades, Foursquare puede ser una red muy útil, ya que en realidad los usuarios están construyendo una enorme base de datos de lugares. Y no sólo podemos hacer check in desde cada uno de ellos. Podemos agregar cosas para hacer allí, o consejos -por ejemplo, qué cosas comer, en el caso de un restaurante. Es como una guía de una ciudad, pero hecha por nuestros contactos, a quienes, en todo caso, podríamos consultar por más información.

Hay varios puntos interesantes para analizar en el caso de estas redes sociales basadas en la geolocalización. Uno de ellos es que aparecen como una propuesta que, finalmente, puede establecer lazos muy estrechos en la construcción de una base de datos sobre lugares y las estrategias de marketing -con todo lo bueno y lo malo que puede implicar eso. Pero sobre ese tema hablamos mañana.

Por cierto, mi usuario en Foursquare pueden encontrarlo en este enlace.

Anuncios