Skip to content

Libros para las vacaciones, version 2010

El año pasado armé una entrada sobre el tema de los “libros para las vacaciones”. En ella marcaba un tema bastante recurrente: que este tipo de libros aparecían como una lectura pasatista y liviana, a tono con una época del año donde “la gente descansa”. A mi, en particular, me interesa poco y nada el tema de “lo liviano”; lo que busco, en todo caso, son libros que me interese leer.

Y decidí que, en la medida de lo posible, leería algunos libros que llevan varios años en mi biblioteca, pero que por falta de tiempo nunca termino de leer, o jamás comencé. Así que los sucesores de Murakami y Cheever, los elegidos del año pasado, son:

Las correcciones, de Jonathan Franzen
Todas las familias son psicóticas, de Douglas Coupland
Modelo de conducta, de Jay McInerney

Como verán, no hay ninguna novedad en esta lista. Son todos libros que tienen varios años en el mercado. De hecho, los compré a los tres en mesas de saldos.

¿Cuáles son sus elecciones para este año? Como siempre, pueden dejar sus recomendaciones en los comentarios. Si alguien quiere apuntar algún título más novedoso o recién salido, bienvenido :)

Entrada anterior sobre el mismo tema: Libros para las vacaciones, versión 2009.

Anuncios

3 thoughts on “Libros para las vacaciones, version 2010 Leave a comment

  1. hola,como viajo por trabajo llevo libros que no pesen, esto es lo que he preparado para el próximo:
    Aurora Boreal de Asa Larsson (novela negra nórdica)
    Tres vidas de santos de Eduardo Mendoza
    La lámpara de Aladino de Luis Sepúlveda

    (Las vacaciones las hago en casa y tengo pendiente Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Murakami)

  2. En las vacaciones no cambio mucho lo que leo con respecto al resto del año.

    Sí tengo un criterio de lecturas simultáneas, que me fui armando medio caóticamente pero que quedó como algo establecido:

    – Cuando estoy en casa leo los libros más “incómodos” por su tamaño o por el cuidado que requieren.
    – En la cartera llevo un libro más “transportable”, ideal para leer en medios de transporte, esperando a alguien, etc.
    – Los libros que me regalan los antepongo a cualquier otro.
    – Los libros que me prestan los leo inmediatamente, y corresponden a la categoría “para leer en casa”.

    Me gusta comprarme ediciones baratas en idioma original (inglés, francés y pará de contar) y cada vez menos las “ediciones de lujo”.

    Y, por último, no importa cuántos libros de no-ficción esté leyendo, siempre tendré una ficción en curso…

  3. Me encanta Douglas Coupland, muy buena elección :)

    Este año me traje muchos libros de autoconocimiento y meditación, combinan bien con el paisaje barilochense.

Ya comentaste?

A %d blogueros les gusta esto: