Take me to the zombies (by Esparta)

A la hora de hacer un balance de los temas de los que se ocuparon los medios especializados en turismo, se pueden señalar varios. Por ejemplo, los balances en rojo de las aerolíneas; las crecientes medidas de seguridad en los aeropuertos -tema que además se hizo muy fuerte en los últimos días-; y la caída en el turismo mundial, a causa de la crisis financiera internacional. Pero en esta entrada me interesa concentrarme en uno: las consecuencias de la gripe / influenza porcina que se dio este año, y que causó un fuerte impacto en las balanzas turísticas de al menos dos países: México y Argentina.

No me interesa aquí evaluar los números, porque cualquiera que tenga un poco de información sobre los mercados turísticos en ambos países saben que las consecuencias fueron demoledoras por varios meses -caídas en la ocupación hotelera de más del 70% o cosas por el estilo. Me interesa más bien concentrarme en lo que puede pasar de aquí en más, en particular a partir de las lecciones que nos ha dejado esta crisis.

En primer lugar, vamos a tener que acostumbrarnos a que una de las eventualidades a enfrentar es a la aparición de este tipo de alertas sanitarias. El tema de la gripe A seguramente va a seguir en los próximos años, y también va a pasar lo mismo con el dengue. Por lo tanto, habrá que poner atención a la difusión de medidas de prevención adecuada. Al fin y al cabo, en muchos lados del mundo hay riesgo sanitaria por enfermedades habituales de ciertas zonas, como la malaria y la fiebre amarilla, y no por eso la gente deja de viajar.

Dos, que la cobertura de los medios puede caer en un alarmismo desmedido, como pasó en el caso de la gripe A. En busca de la noticia con mayor impacto, se puede difundir una imagen de la situación que la hace aparecer como exageradamente grave. Esto seguramente tiene impacto sobre el mercado turístico.

Tercero, que los gobiernos van a tener que comenzar a prever como se enfrentan con este tipo de crisis sanitarias. La manera en que se manejó en Argentina en las primeras semanas no fue justamente un gran ejemplo. Ni que hablar del famoso estimado de “cien mil infectados”, que causó una alarma enorme en la población. Finalmente, la suspensión de clases y otras medidas destinadas a disminuir el paso de personas por las ciudades tuvo un impacto positivo para reducir el contagio.

Cuarto, sería bueno que estas cosas se discutan aunque ya no aparezcan en la agenda de los medios. Aquí hay varios puntos a trabajar: cómo reaccionar frente a estas crisis sanitarias; cómo mejorar la coordinación entre organismos oficiales; cómo mejorar la entrega de información a los medios; entre otras cuestiones. Al menos por ahora, y a pesar de la llegada del invierno al hemisferio norte, no hemos tenido muchas noticias sobre la gripe / influenza A -y esperemos así siga el tema. Pero sería importante saber que de esta crisis, al menos, sacamos lecciones importantes para el futuro.

Anuncios