Movilidad y futuro: desregulacion, socialismo real y la seguridad aerea

Uno de los problemas que muchas veces encuentro en los análisis sobre el futuro del turismo es que se concentran en cuestiones sólo relevantes para su propio mercado. Temas un poco más amplios, ligados con condiciones políticas más abarcativas, no suelen ser considerados. Por eso, esta segunda entrada de la serie de “Movilidad y Futuro” apunta a analizar una relación bastante particular: la caída de los gobiernos comunistas de Europa del Este, la ejecución de políticas de desregulación de mercados en buena parte del mundo, y los problemas en la seguridad aérea, relaciones que a primera vista aparecen como nada obvias.

Bajo el sol (by morrissey)

En Economía Canalla. La nueva realidad del capitalismo, Loretta Napoleoni plantea que la desaparición de los regímenes ligados al “socialismo real” en Europa del Este han tenido un impacto muy relevante en la actualidad del capitalismo. Pero no como se pensó en un primer momento, cuando se lo analizó como la victoria definitiva del libre mercado. Más bien, ha traído una serie de problemas muy serios en el terreno económico. En primer lugar, porque han incrementado de manera muy importante la oferta de mano de obra en Europa Occidental, sin que se pueda absorber esa oferta en el corto plazo. Pero, lo más importante es que ha generado un gigantesco mercado negro en países que ahora no pueden controlar prácticamente nada. Así, explotaron múltiples servicios ilegales destinados a proveer a Occidente de armas, prostitución, juego clandestino, drogas, biopiratería… Lo que Napoleoni llama “economía canalla”. Y esos negocios han generado ganancias gigantescas, que se han volcado a muchos mercados para poder ingresar al segmento legal. Se trata de cifras enormes, montadas sobre la explotación de muchísimas personas, y sobre la base de estados nacionales que cada vez controlan menos. A eso hay que sumarle las políticas activas de desregulación de mercados que llevaron adelante algunos de los países con mayor consumo.

Un ejemplo de estas relaciones es el establecimiento de un mercado negro de piezas falsificadas aparece en el tema de los repuestos para aviones. Durante década se trató de un mercado altamente regulado, donde cada pieza podía ser seguida sin problemas. Pero la desregulación del mercado en la década del ’80, impulsada por la presidencia de Reagan en Estados Unidos -pero que comenzó a darse en el período de Jimmy Carter- dio pie a un relajamiento de los controles, que comenzaría a ser explotado de manera más fuerte desde la década del ’90. Hoy, el mercado de piezas falsificadas en el mercado aéreo es un tema muy serio, responsable de varios accidentes. Hablamos de piezas que, a pesar de ser falsificadas y no cumplir los requisitos minimos de seguridad, terminan en los talleres de las aerolíneas, donde llegaron a través de los canales de provisión normales. Aquí, seguramente, una parte importante del tema llega vía la búsqueda de la reducción de precios en el suministro de repuestos, con el fin de poder tener mayor margen de utilidades.

El crecimiento del mercado de piezas falsificadas para las aerolíneas puede traer problemas muy serios en el futuro cercano, al incrementar la tasa de accidentes. Y no hubiera sido posible por la conjunción de una serie de puntos relevantes: mayor desregulación de los mercados junto con el florecimiento de redes de contrabando y comercio de productos ilegales. La industria de la falsificación puede nutrirse de muchas piezas realizadas en China, pero no podrían circular sin redes amplias de contrabando que han tomado, literalmente, el manejo de buena parte de las economías de varias naciones ex-comunistas y que permiten su introducción a mercados con más demanda. Los cambios políticos globales, finalmente, llegan al mercado de viajes por vías poco convencionales, y que no se limitan sólo a desalentar la visita a ciertos países…

La próxima entrega de esta serie (espero, el jueves) sobre otro tema que analiza Napoleoni en su libro: la decadencia de la economía estadounidense y su relación con el mercado turístico global.

Las referencias están tomadas del libro de Loretta Napoleponi, Economía Canalla. La nueva realidad del capitalismo, Buenos Aires, Paidós, 2009. Particularmente, el capítulo 1 y 5.

Anuncios

6 comentarios sobre “Movilidad y futuro: desregulacion, socialismo real y la seguridad aerea

  1. interesante planteamiento, es una denuncia bastante grabe… dices que ha causado accidentes aéreos, sabes de algún accidente causado por este tema ? o tienes información de empresas que utilicen repuestos falsificados ?

    1. El libro cita el tema del accidente del Concorde, en 2000, ocasionada por la caída de una pieza falsa de un avión que había despegado antes, y que era más liviana de lo permitido. Si buscas en Google por “bogus parts” o “forgery parts airlines” hay muchas referencias, aunque por lo general dentro de notas más generales sobre el problemas de las copias o falsificaciones de productos -el tema, queda claro, va más allá de los perfumes y carteras- o en informes más extensos sobre seguridad aérea. En español no encontré gran cosa, salvo una nota en Atina (http://atinachile.bligoo.com/content/view/7809/CUIDADO-COMPRADORES-Las-imitaciones-pueden-costar-la-vida.html) que parece haber sido tomada de una revista religiosa o algo así, y que por desgracia no tiene ningún enlace.

  2. Curioso cuanto menos que cuando las autoridades intensifican los controles enfocados a los pasajeros, los descuiden en la parte mecánica de los aparatos.

    1. En el libro de Napoleoni se refieren a eso a partir de las declaraciones de “un informante del sector de la aviación estadounidense”, que señala que “muere más gente en accidentes de avión generados por piezas erróneas que por atentados terroristas” (página 121). A pesar de ello, hasta ahora prácticamente todas las medidas de seguridad en los últimos años se han orientado al control de pasajeros.

  3. Hay detalles que no me cierran. ¿La economía de mercado es culpable de que haya accidentes de aviación? ¿Qué pensar: era mejor la Unión Soviética? Esta parecería ser la conclusión de la nota, o del libro.

    La economía de mercado ha permitido que la industria del turismo creciera exponencialmente. La economía negra también existe en países donde todo está regulado y hay un funcionario que discrecionalmente decide si tal pieza puede o no ser comprada. Por supuesto que eso provoca un mercado negro o paralelo inmediatamente.

    Lo que hay que hacer, me parece a mí, es controlar como se debe a las compañías en sus sistemas de seguridad.

    Me cansa un poco el discurso de que el mercado y Bush (o en este caso Reagan) tienen la culpa de todo, y la nostalgia escondida de la Rusia comunista donde ni siquiera se podían discutir estos temas como ahora.

    1. Bambi, te pasaste un poco de revoluciones, y estás sacando conclusiones completamente equivocadas. Napoleoni tiene en claro que los regímenes del socialismo real eran inviables y represores de su propia población. Pero está proponiendo otra lectura: en los ’90, se asumió que la caída de esos países era la victoria de un sistema de libre mercado superior. Y ella plantea que, en realidad, ha traído una gran cantidad de problemas al sistema capitalista, y para ello aporta datos sobre diversos mercados ilegales que hoy son manejados desde repúblicas que pertenecían al sistema soviético, como la prostitución, el juego, la distribución de copias de productos realizados en China, etc. Y eso se dio justo cuando muchos países desregulaban sus controles de intercambio de mercancías. Para ella, ahí hay un tema crucial: en el momento en el cual se hunde la regulación estatal en los países ex comunistas, los países más desarrollados controlan menos sus mercados. Resultado: una enorme “economía canalla” de dinero en negro que hoy está detrás muchos problemas. Se trata de la evaluación de un problema puntual dado por las condiciones políticas existentes, no por una nostalgia por el comunismo soviético, que cayó por sus propias falencias, y que demostró ser inviable. Aún así, las relaciones globales de varias décadas ya no existen más, y no han sido reemplazadas aún, lo que provoca la aparición de una inestabilidad política bastante evidente, y el surgimiento de mercados en negro de dimensiones antes nunca pensadas. En todo caso, Napoleoni señala lo inconveniente de seguir adelante con la desregulación del comercio, y no con volver a un pasado que ya no existe.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.