wheel (by Cellular Immunity)

La crisis financiera logró terminar de imponer en Estados Unidos y buena parte de Europa una tendencia que en algunos países ya conocemos hace décadas: el staycation.Se trata de un neologismo que combina el “stay” (quedarse) con “Vacation” (vacaciones). El resultado: usar el período de descanso del trabajo para, en lugar de viajar a otro lugar, quedarse en casa y hacer sólo excursiones durante el día a lugares cercanos. En algunos países el término estuvo muy de moda; en Gran Bretaña, y gracias a la debilidad de la libra, muchos ingleses optaron por no viajar a España o Francia, y quedarse en casa.

Claro que la primera mirada que le podemos dar al tema no parece demasiado simpática. Quedarse en casa porque no tenemos fondos para pagar un viaje no suena buen. Pero en el caso del “staycation” inglés, hubo algunas consecuencias interesantes. La primera es que los destinos ingleses tuvieron récord de visitantes, como cuentan en The Guardian. No es un fenómeno extraño, claro. Los países donde la moneda local se deprecia suelen ver como crece el interés por los destinos internos, ante la imposibilidad de viajar al exterior. Y los ahorros son bastante evidentes: no se gasta en transporte, ni hotel. Aunque sí en otras cosas, como comer afuera y las excursiones.

El tema del “staycation” creció tanto que muchos medios y sitios comenzaron a armar notas con consejos sobre el tema, como se puede ver en los casos de Consumer Reports, CNN y MSNBC.

Lo malo, claro, se da en los países receptores de turistas. El caso de España es bastante claro; los números de este año no han sido buenos, y la ausencia de los turistas ingleses se ha hecho sentir. Ya hemos hablado del tema en Los numeros en rojo que llegan de Europa. Y sobre la situación global y la caída de las cifras turísticas en la mayor parte de las regiones, en Turismo mundial 2009: malas cifras, como se esperaba.

La foto que abre la entrada fue tomada por Cellular Immunity y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios