La revista The Economist publicó una nota sobre Azul, la aerolínea más nueva de Brasil, y que en la actualidad ocupa un lejano tercer lugar en ese mercado, detrás de TAM y Gol. La compañía fue fundada por David Neeleman, que en Estados Unidos fue el creador de la conocida aerolínea JetBlue. Por ahora, Azul cuenta con 12 aeronaves, y espera llegar a las 14 a fin de año.

La nota se concentra, sobre todo, en las diferencias que Neeleman ha encontrado entre Estados Unidos y Brasil. Para comenzar, encontró que las tarifas eran un 70% más altas en el segundo país. El acceso a capital y la tecnología también son más caros. Y el costo del trabajo, una vez que se pagaron todos los impuestos, no es demasiado más barato que en Estados Unidos. Y la complejidad de la legislación impositiva brasileña obliga a tener un ejército de contadores.

Otro tema es el financiamiento de los pasajes; de acuerdo a la nota, Azul se ha visto en la necesidad de tener métodos de financiamiento para la venta de pasajes, en un país donde muchos no pueden acceder a formas de crédito.

A la nota, por cierto, le falta a mi gusto un poco más de foco sobre las estrategias futuras de Azul para lograr crecer en el mercado brasileño. En el sitio, por cierto, aparecen algunas ofertas interesantes.

Brasil es un país donde aparecen grandes oportunidades de negocios, pero donde el mercado aerocomercial ha pasado por grandes problemas, en particular por la falta de seguridad del espacio aéreo y el pobre mantenimiento de muchos aeropuertos.

La nota de The Economist se puede leer en este enlace. En el blog Dvuelos hicieron una detallada crónica de un viaje en esta aerolínea.

Anuncios