Para la Justicia argentina, fumar en un avión no es delito: un pasajero fue detenido en marzo, tras fumar en el baño de un avión, en un vuelo de cabotaje, y provocar una falsa alarma de incendio -algo que se disparó porque los baños de los aviones tienen detectores de humo. Terminó detenido por 8 horas, y acusado de “poner en riesgo la seguridad de la aeronave”. Finalmente, fue sobreseído porque según los jueces el pasajero no tenía intención alguna de causar daño. Pero no creo que vuelva a fumar nunca más en el baño de un avión…

Anuncios