Unknown Mosquito - Canada

El DEET, o N,N-Dietil-meta-toluamida, es uno de los componentes de los insecticidas más conocidos en el mercado. Para quienes viajamos a zonas donde hay mucha presencia de mosquitos o presencia endémica de malaria, es bastante común llevar un insecticida que contenga una proporción determinada de DEET. Y si bien hay otros productos que no contienen este ingrediente, por ahora sigue siendo el más fácil de conseguir.

Pero ahora hay malas noticias para el DEET, porque algunas investigaciones recientes indican que podría ser neurotóxico. De acuerdo a los trabajos, inhibiría una enzima llamada “Acetilcolinesterasa“, que cumple funciones esenciales en el sistema nervioso de animales e insectos. Las investigaciones fueron llevadas a cabo en Francia, por Vincent Corbel, del Institut de Recherche pour le Développement, en Montpellier, y Bruno Lapied, de la Universidad de Angers.

Ahora faltan las investigaciones directamente relacionadas con los efectos sobre humanos, algo para lo cual los investigadores necesitan nuevos fondos, ya que se trata de estudios caros. Pero el tema del DEET no deja de ser importante para los viajeros, ya que su uso está muy extendido entre muchos de nosotros. Ahora lo único que nos falta es que nos digan algo muy malo de la permetrina…

Más sobre el tema en The Economist y ScienceNews. A propósito de insecticidas en relación con el tema dengue, hablamos en este blog en Argentina y el dengue: hora de tomar precauciones.

Anuncios