Tiempo atrás hablé en este blog sobre Oyster, un sitio que paga a colaboradores para que hagan “reseñas de experto” sobre hoteles, y que se propone como una contraparte “confiable” de TripAdvisor, donde son los usuarios quienes escriben los comentarios. Obviamente, esto es más que discutible, pero el punto queda claro en una nota sobre Oyster publicada en Bing Travel por Pauline Frommer.

En su primer punto, dice:

“Las reseñas en (Trip Advisor) pueden no ser genuinas. Algunos amigos marketineros usan su tiempo para publicar reseñas falsas para hoteles que les pagan por esa tarea. Esta práctica de “buzz marketing” se ha hecho tan extendida que TripAdvisor ha comenzado a publicar avisos en aquellas reseñas que considera pueden ser falsas (dudo mucho de que sean capaces de encontrar algo más de una fracción de las reseñas falsas)”

Vamos por partes. El tema de las reviews interesadas en TripAdvisor ya ha sido discutida en este blog. Por un lado, es cierto que durante mucho tiempo TripAdvisor no hizo demasiado sobre el tema, y tardó bastante tiempo en implementar mejoras, sobre todo cuando las necesitó para impulsar sus sistemas de promoción para hoteles. Pero por otro los usuarios hace tiempo que conocen la existencia de reviews interesadas, y comienzan a investigar mejor entre las críticas publicadas.

Pero hay otra parte que Frommer olvida. Si las reseñas de los usuarios han sido tan exitosas es porque recrean la experiencia del viajero de a pie. La palabra de los “medios expertos” hace rato que no tiene mucho que decir en ese punto. Las reseñas de los medios ya eran en su mayor parte irrelevantes, pero conservaban su lugar en el mercado porque no había otras opciones. Ahora que el periodismo ha perdido su (casi) monopolio sobre la palabra pública, queda en claro que muchos usuarios son capaces de producir materiales de mejor calidad que la prensa misma, y que muchos consideran más imparciales, o al menos más útiles.

No sólo los sitios de reseñas de hoteles tienen que pensar en mejorar su trabajo. Los medios también tienen que acelerar sus cambios en las formas de presentar sus contenidos, porque ya no están solos en el mercado. Si no escriben textos que le sirvan a los viajeros para armar su experiencia de viaje, entonces mejor que comiencen a pensar en dedicarse a otra cosa. Al fin y al cabo, hay que escribir para los lectores, ¿no?

Sobre este tema en artículos anteriores en el blog:

Reseñas de hoteles: el lado experto

TripAdvisor y la polemica por las revisiones de hoteles

Anuncios