Apple Keyboard (by DeclanTM)

Durante décadas, nos acostumbramos a medios completamente unidireccionales; espacios unos pocos hablaban y muchos otros simplemente escuchaban. Muchos de los soportes aparecidos en la última década rompen parcialmente este paradigma. Siguen siendo muchos más los que consumen que los que hablan, pero hoy hay muchas más formas de expresarse, en particular a través de la Web. Aún cuando muchas veces esos textos que publicamos no sean más que los comentarios que antes hacíamos en privado cuando veíamos un programa en televisión o leíamos una nota en el diario.

¿A qué viene todo esto? A que a pesar de que tienen la oportunidad de comentar, muchos lectores de blogs o participantes de redes sociales se siguen comportando como en la era del predominio de los medios completamente unidireccionales. Y muchas de sus quejas apuntan, en realidad, a exigencias que no tienen mayor sentido en un soporte como un blog. Como parte de la experiencia de escribir aquí, he encontrado una buena cantidad de veces quejas que considero absolutamente fuera de época y de soporte. Escribir sobre ellas, en todo caso, tiene que ver con la idea de este proyecto, pero también sobre lo que no quiero que sea.

Importante: en esta entrada aparecen aquellos tipos de comentarios que considero exigen cosas más compatibles con medios unidireccionales que con el formato blog. Desde ya, hay muchísimos usuarios que se han dado cuenta que estos espacios merecen ser un espacio de conversación y discusión, y que me han ayudado mucho a darle más valor al blog. Desde ya, agradezco mucho a todos esos lectores por su aporte

Resumo algunas de los típicos comentarios que ya no aportan gran cosa a las conversaciones:

a) “Tu mirada sobre el destino o tema es parcial / No puedo creer que no vieras X”. Toda mirada sobre un tema, incluso las que buscan ser lo más comprensivas posibles, pueden ser objetadas por cierta parcialidad. Pero ustedes tienen en los comentarios la posibilidad de ampliar el rango de miradas posibles sobre un tema. Más bien, lo que hay que asumir es que todo texto es siempre incompleto, y que muchas miradas sobre el mismo objeto nos brindarán otras perspectivas. Entonces, antes de quejarse, sumen su mirada; nada se lo impide. No están viendo la televisión.

b) “Eres un imbécil / sos un pobre boludo”: muchos comentaristas, en lugar de usar el espacio para exponer ideas, lo utilizan para atacar a la persona que escribe. Noto mucho este tipo de comportamiento en mi país, Argentina. En lugar de buscar sumar, o dar razones por las cuales no están de acuerdo con las ideas que expone el autor, se concentran en atacarlo e intentar demostrar que es un imbécil. Particularmente, creo que este tipo de comportamiento puede ser relacionado con el fracaso colectivo que es la política en Argentina en los últimos años; antes que construir sobre lo que dice / hizo el otro, primero lo arrasan y después dicen querer empezar de cero. Eso que muchos critican a los políticos es bastante similar a que hacen un buen número de comentaristas. Primero demostrar cuán tarado es el otro, y luego, si tengo ganas, escribir sobre mis ideas. Así nos va. Que alguien no esté de acuerdo con nuestras ideas no implica, necesariamente, que es un boludo. Y si quieren atacarlo por tener ciertos intereses, recuerden que ustedes también hablan desde los suyos, como expuse en una vieja entrada de este blog.

c) “No sabes nada / deberías agarrar los libros / sos un porteño ignorante”: hay quienes se contentan con decir que a un texto le falta información. Al igual que en el punto A, ustedes tienen la oportunidad de rectificar o completar las ideas que aparecen en una entrada. En mi caso, y con respecto a este blog, yo no soy experto en nada. Hablo sobre viajes desde mi experiencia como viajero. Me interesa que Blog de Viajes sea un nodo de información relevante sobre viajes, y que no siempre está disponible en otros medios. Pero sería ingenuo creer que puedo hacer eso solo, o en base a ser un “experto”. Como dijo alguna vez el periodista estadounidense Dan Gillmor, “los lectores saben más que yo”. Como comunidad, ustedes saben más que yo. No me pidan que sepa más que, por ejemplo, sobre un destino que alguien que vive allí. Pero si ese habitante local pasa por aquí y deja su comentario junto a mi texto -recuerden que sus comentarios aparecen en la misma página que mi texto- eso es suficiente, en tanto habrán accedido a la información que necesitan.

d) “Esto no da para más”: los que comentan indignados son últimamente una plaga. Si ustedes miran los comentarios que aparecen en muchas versiones digitales de los diarios, verán que abundan los lectores enfurecidos con todo tipo de cosas. La idea de que “comentar es quejarse” es realmente bastante mala para muchos blogs. Ya pasó la época en la cual no había espacios para hablar. Ahora sobran, y ya son una commodity. Vale la pena tranquilizarse, leer la opinión de los demás, argumentar. Quejarse todo el tiempo cansa. Y si, de todos modos sólo hay quejas, siempre tienen los comentarios en las versiones digitales de los diarios.

La posibilidad de comentar es hoy algo común en la Red, y ya no es un diferencial de los blogs frente a otros soportes. Más bien, han aparecido muchas nuevas posibilidades de publicación y hacer escuchar nuestra voz en la Red. No es algo igualitario, claro. El acceso a Internet es aún algo muy injusto, y muchas personas no tienen mayores posibilidades de usar herramientas que a muchos de nosotros nos parecen una obviedad total. Pero es importante comenzar a tomar en cuenta que, para los que tenemos la suerte de contar con acceso de banda ancha, que ya no estamos ante medios completamente unidireccionales, como hasta hace algunos años atrás. Por ello, hay que dejar de exigir ciertas cosas que antes pedíamos a los medios más tradicionales, y darse cuenta que ya no podemos juzgar solamente como espectadores. Ahora podemos ser parte de ese texto, y hay que aprovechar la oportunidad antes que convertir un espacio de expresión en un contenedor de sentidos comunes, indignación, ataques personales y falta de reflexión.

La imagen del teclado que abre la entrada fue tomada por DeclanTM y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios