Ayer contábamos sobre la declaración de emergencia sanitaria en varios distritos y ciudades argentinas. Hoy ya hay algunos datos más, como para comenzar a analizar el impacto de la gripe A sobre el mercado turístico argentino.

En la entrada anterior sobre este tema nos referíamos a las recomendaciones de las autoridades brasileñas acerca de no viajar a Argentina y Chile por la cantidad de casos de gripe A que se dan en ambos países. En algunos canales de cable, como C5N, hablaban de una caída del 50% en las reservas hechas por turistas brasileños, en particular en destinos de la Patagonia. Pero hoy no pude encontrar referencias en medios gráficos. Si alguien leyó alguna nota relacionada, que avise en los comentarios.

Los viajes de egresados de estudiantes de escuelas medias de Argentina, una tradición con muchos años de arraigo, fueron suspendidos hasta fines de este mes. La idea es acompañar la suspensión de clases en las escuelas y universidades, que fueron decididos esta semana. Por ahora no hay medidas de suspensión de espectáculos públicos, como se dio en su momento en México. De hecho, este fin de semana se jugará la última fecha del campeonato argentino de fútbol y se permitirá la asistencia del público de manera normal.

De acuerdo a Infobae, la cantidad de reservas turísticas en Argentina caerá entre un 15 y un 30%. También habrá un fuerte descenso del turismo interno. Si bien el tema de la gripe A es central, ya había signos de menor actividad desde hace meses, debido a las malas condiciones de la economía global y local.

De acuerdo a declaraciones del ministro de Salud, Juan Manzur, reconoció que -cito de manera textual a lo publicado por BBC“en las últimas semanas hubo “unos 100.000 pacientes” que presentaron cuadros compatibles con la gripe porcina”. Esto, desde ya, contempla a aquellos que han sufrido gripe común, que tiene síntomas similares. Decir que 100 mil personas presentan “cuadros compatibles” es bastante diferente a decir que “100 mil personas tienen gripe A”. Sobre todo en un país donde el año pasado hubo más de un millón de casos de gripe estacional, que todos los años causa una cierta cantidad de muertes, en particular entre personas inmunodeprimidas.

Lo más preocupante, en todo caso, es el desborde que está sufriendo el sistema sanitario argentino, y la alta tasa de mortalidad declarada hasta ahora. También ha habido una evidente demora en tomar ciertas medidas; por ejemplo, el tratar de manera preventiva todos los casos de gripe como “gripe A” -Chile lo viene haciendo desde hace semanas.

En el caso de que se tomen nuevas medidas, como suspensión de espectáculos públicos y otros temas que puedan interesar para el mercado turístico, actualizaré más tarde.

Anuncios