En el blog de Gadling están publicando una serie de entradas dedicadas a “pasajeros molestos”. Alguna vez dedicamos una entrada a los “insoportables del viaje”, pero en este caso, la selección se hace en base a los pasajeros de avión. Ya hicieron varias entradas, pero la que más me gustó fue la dedicada a una especie que sufrí la última semana: los que se pegan a la cinta de equipajes, y no dejan ver nada a quienes llegan después..

El último fin de semana, a vuelta de Ushuaia, en el Aeroparque de Buenos Aires viví una situación de ese tipo. Mandaron varios vuelos a la misma cinta, con el consecuente congestionamiento de personas. Y a pesar de que hay una línea amarilla alrededor de la cinta, mucha gente se para a milímetros de ella. Resultado: si estás un poco atrás, no hay manera de ver tu equipaje. Y si lo ves, ya está en tus narices. Y entonces estarás obligado a pasar por encima de varias personas, o pedir que alguien tome tu equipaje, o prepararte para la próxima vuelta. ¿No se podrían parar un poquito más lejos, así vemos todos?

Y por cierto, en pocos lugares en el mundo las personas están más apuradas para irse que en la cola para descender del avión, y en la espera por el equipaje. Con tal de salir diez segundos antes, te caminan por la espalda…

Para leer el post original de Gadling, pueden ir a este enlace.

Anuncios