Hay empresas del sector turístico que ven con mucha desconfianza lo que pasa en Internet. Son aquellas que dependen centralmente de la asimetría de la información entre ellos y los turistas para ganar dinero. Claro que estas empresas son las que se arriesgan más a perder ingresos a medida que la información circula de manera más abierta en Internet.

Un buen ejemplo se puede encontrar en la entrada de ayer de De Viaje a Brasil. Copio, porque no tiene desperdicio; se trata de un comentario que dejaron en respuesta a una entrada publicada allí.

“Quiero que seas consciente de que tu blog tiene una gran influencia, y el comentario negativo referente a [problema con nuestro establecimiento hotelero] (aun siendo verdad) perjudica gravemente nuestra economía. Quiero que entiendas que tu blog echa por tierra todos los esfuerzos que hacemos para sobrevivir con nuestro negocio. Te ruego encarecidamente que consideres cambiar ese texto”.

Sé que deben estar pensando: que era una respuesta a una opinión que aparece en el blog de Tony. Pero no. Se trata de un pedido motivado por la publicación de un mapa donde aparecen posadas en una playa brasileña. En él queda claro que algunas posadas están un tanto lejos de la playa, y que ese dato puede afectar la cantidad de turistas que se alojen en ellas.

El problema, entonces, no es la opinión. Es la información. Muchos de ustedes saben que los mapas que se distribuyen muchas veces en el sector turístico tienen algunos “retoques” para reducir el impacto de las ubicaciones no muy privilegiadas de ciertos lugares. Pero el uso de herramientas como Google Maps, en manos de usuarios que no forman parte del circuito comercial del mercado turístico, termina con esas posibilidades de “maquillaje geográfico”.

El problema de una parte del mercado turístico es que les cuesta aceptar que sus clientes han cambiado. Estos no solamente consumen. También producen contenidos. Crean mapas, publican sus fotos, escriben en blogs y redes sociales. En ese contexto, si tu negocio dependía centralmente de ciertos tipos de asimetría de la información, es hora de pensar en cambiar la estrategia. Simplemente, esa asimetría está cambiando, en tanto es fácil hoy compartir ciertos tipos de datos estables, como la ubicación de un sitio. Otras informaciones más dinámicas, como precios y nuevos lugares, son por ahora un tema un poco más complejo.

Recuerden, además, que la asimetría de la información no es más que una condición dinámica de los mercados. No pueden pretender que esa asimetría se mantenga estable con el tiempo. La circulación de la información en la Red ha modificado muchas de las condiciones del mercado turístico, y es hora de tomar nota de ello.

Sobre el tema de asimetría de la información y control de la información en el mercado turístico ya había escrito en Blogs y mercado turistico: la hora del control. Y sobre los usos de la asimetrìa de la información en el caso de los restaurantes en zonas turísticas, pueden chequear Turistas, restaurantes e informacion privilegiada.

Anuncios