Haze of pollution in Beijing

A mediados de 2008, todos hablaban de China y los Juegos Olímpicos. Los medios elogiaban los edificios que se habían construido para el evento, y la enorme cantidad de dinero que el país había invertido en mejorar la infraestructura de Beijing. Claro, de las expropiaciones que se habían hecho en la ciudad y las decenas de miles de personas desalojadas nadie decía demasiado (hablé de ello en Juegos Olimpicos: no todo termina en Tibet). Pero ahora el tema es otro. Los juegos olímpicos han pasado. En la ciudad se construyeron más de 100 hoteles de varias estrellas para albergar a los turistas que llegaron para los Juegos. Y la expectativa del gobierno chino era que la enorme publicidad del evento llevaría más turistas durante el resto de 2008.

Pero ya saben que pasó en el segundo semestre de 2008: comenzó la crisis financiera global, y ahora Beijing tiene hoteles carísimos y que apenas si tienen pasajeros. Según Los Angeles Times, los responsables del Pangu Plaza, un hotel de 234 habitaciones y con suites que cuestan 17 mil dólares la noche, afirman tener una ocupación del 30%. Pero el periodista de Los Angeles Times no vio ningún pasajero hospedado. Hoteles como el Marriott, que durante los Juegos cobraban de 5000 a 6000 yuanes por noche (entre 650 y 800 dólares), hoy alquilan sus cuartos por 800 yuanes, según China.org.cn.

Es evidente la “burbuja” de construcciones en China en algún momento iba a comenzar a tener problemas. Y lo malo, a futuro, es que, si bien el país espera que el turismo crezca en los próximos años, esa mejora no será tan impresionante como para absorber tantos hoteles caros y de lujo. ¿O será nada que una de las muchas burbujas que vamos a ver explotar en los próximos meses?

Más sobre el tema en The Economist.

La foto de la polucionada Beijing que abre esta entrada fue tomada por Addictive Picasso y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios