Son las seis de la mañana, y ya están desayunados y sentados en la combi. Una vez que han pasado a buscar a todos los pasajeros, los van a llevar a la primera detención del día, en el Camino hacia la Cruz del Cóndor. Se trata del pueblo de Yanque. Y a pesar de la hora, de que apenas el sol está comenzando a borrar las largas sombras de los cerros, en la plaza principal hay un grupo de bailarines dispuestos a bailar el Wititi, o la danza del amor. Todos están vestidos de mujeres, aunque buena parte del grupo está compuesto por hombres. Es fácil identificarlos, porque los hombres tienen un sombrero diferente. La razón: el baile representa el rapto de la amada por parte del hombre, que aprovecha las fiestas del lugar para ingresar vestido de mujer, y llevarla con él.

En este video, filmado desde la entrada de la iglesia de Yanque, pueden ver el aspecto de la plaza de Yanque un poco después de las seis de la mañana.

Es interesante ver la interacción entre nativos y turistas, que se puede ver claramente en el video. Es evidente: se trata de un espectáculo para éstos últimos. No sólo porque los bailarines están allí porque saben que llegarán a esa hora; los turistas incluso adoptan esa pose de espectador, quietos y atentos. Mientras algunos bailan, otros pasan la gorra para que los espectadores / turistas aporten unos soles a voluntad.

En este punto, suelen aparecer los lamentos de algunos: la manera en la cual una danza “auténtica” y que tenía valores significativos hacia el interior de una comunidad local, es convertida en un espectáculo para turistas, que desconocen mayormente su sentido original. No es casual lo de usar la palabra “auténtica” entre comillas. El turismo es siempre identificado como una “fuerza externa”, que mercantiliza las relaciones entre nativos y visitantes. El problema, en todo caso, no es el turismo; más bien, son las relaciones mercantiles en las que estamos involucrados, y que alcanzan todas las áreas de nuestra vida. Separar al turismo como si fuera un fenómeno particular es difícil de justificar desde un punto de vista estricto. No lo hacen con otras áreas de la economía, como la agricultura o las telecomunicaciones. Si el turismo puede asentarse con fuerza en ciertas zonas es porque las condiciones de mercantilización de las relaciones sociales ya estaban preparadas de antemano. Si vamos a establecer críticas sustantivas sobre el turismo, es mejor no pensarlo como un fenómeno completamente autónomo o “externo”, o apelar a categorías como “auténticidad”, que por lo general son definidas por aquellos grupos que históricamente han tenido la capacidad de sancionar que es “nativo” y que no lo es.

Para los que estén interesados en saber más sobre el Wititi y más sobre sus significados, puede chequear en este enlace.

De Yanque se sale camino a la Cruz del Cóndor, y se pasan por la parte más espectacular del Cañon del Colca. Mejor vean la foto:

Valle del Colca

A lo largo del camino, la combi se detiene en varios miradores, así que van a tener oportunidad de hacer muchas fotos y filmar algunos videos, como que pueden ver debajo:

El pueblo que se ve en el video, si mal no recuerdo, es Pinchollo. Pero si estoy equivocado y alguien sabe el dato con certeza, avisen en los comentarios.

Mañana, la llegada a Cruz del Cóndor y el final del tour al Cañon del Colca.

Anuncios