Con el barril de petróleo en la banda de 30 a 40 dólares, y una recesión económica que ha impactado severamente en la demanda de productos y servicios en muchos países desarrollados, parece bastante poco arriesgado suponer que en 2009 enfrentaron costos de viajes menores a los de 2008. En particular, la segunda mitad de este año ha sido muy difícil, con los pasajes de avión a valores que no se veían desde hace bastante tiempo.

Como consumidores, desde ya nos importa que ciertos precios bajen. Pero los más interesados en el tema de los costos son las empresas, que enfrentaban costos cada vez más altos en el tema de los viajes de negocios. Y a eso había que agregarle un constante aumento de los precios de los hoteles de más estrellas en las ciudades donde se hacen los negocios más importantes.

El año que viene, muy probablemente, no nos asustemos tanto con los precios de las tarifas aéreas o de la hotelería. Pero para la industria turística habrá muchas preocupaciones. Tras varios años de performance muy buena de los números del turismo mundial, en 2009 el crecimiento seguramente será sustancialmente menor. En particular, en la primera mitad del año que viene.

En América Latina, en particular, la industria podía lucir muy buenos números de crecimiento de la llegada de turistas internacionales. Y aunque los números definitivos de 2008 recién estarán para dentro de un mes y medio, lo que más interesará ver es la diferencia en las estadísticas entre la primera y la segunda mitad de 2008. Pero para eso hay que esperar un poco más.

Anuncios