Lo más bajo del Everest: Tras recuperarme del desmayo, no puedo dejar de recomendar una muy interesante nota publicada por el suplemento de turismo del diario argentino La Nación, donde cuentan cómo el turismo de alpinistas ha causado un impresionante impacto social en el Everest. Carteles de publicidad de ropa de montaña a 5000 metros de altura, cobertura de celular en la cima, robos de tubos de oxígenos entre alpinistas, falsos guías que dejan morir a sus clientes a más de 8000 metros de altura… Al final, lo más peligros no es escalarlo; es sobrevivir a otros alpinistas. Realmente impactante. Esperemos que La Nación y otros medios de turismo comiencen a tener coberturas más críticas e interesantes en sus notas sobre destinos, como la que luce este muy buen artículo, originalmente publicado en el diario chileno El Mercurio (gracias Laura Siri por el aviso).

Anuncios