Should We Ban Mobile Phones in Classrooms?

Estamos tan metidos a veces en la idea de la movilidad, de la comunicación y del acceso a Internet con dispositivos portátiles, que a veces nos olvidamos de un punto: hay mucha gente que no se siente para nada tentada a formar parte de la “generación móvil”. Y muchos de ellos, sin más, tienen muy poca tolerancia con uno de los aspectos más comentados de la movilidad en los viajes: el uso del teléfono celular en aviones, trenes y micros.

El tema de los aviones todavía es parte de experiencias que están llevando a cabo varias aerolíneas, en particular en Estados Unidos. Y a pesar de que se trata de “pruebas”, enseguida salieron a aclarar que habría límites en el tema de las llamadas. Por ejemplo, que a ciertas horas el servicio estaría bloqueado, y que las llamadas sólo durarían unos pocos minutos. Para muchos pasajeros, viajar en avión te separa un poco de la vida cotidiana; y la ausencia de celulares refuerza eso. Ahora, que te toque un vecino que se la pase de charla todo el viaje es una pesadilla en el futuro de muchos.

Pero algo que me sorprendió fue que el tema del “mobile free” se extendiera a otros medios de transporte. Por ejemplo, C2C, una compañía que gestiona trenes en la zona de Londres, tiene en pruebas vagones que no permiten la entrada de señales de celulares, ni WiFi. La idea es proveer de zonas libres de molestias a los pasajeros que no quieren soportar las conversaciones interminables de otros pasajeros. Es interesante que, mediante estas tecnologías, lo que se busca es establecer un límite a la posibilidad de usar dispositivos móviles, ante la imposibilidad de que estos temas se autorregulen socialmente. Dicho de manera rápida: se habla demasiado y en cualquier lugar, y a muchos no les importa en absoluto si molesta.

Quien dice que en algún momento alguna empresa de buses comience a incorporar este tipo de tecnologías, en particular para evitar que algún pasajero siga de charla a las tres de la mañana, mientras el resto quiere dormir un poco. Por cierto, si conocía casos de restaurantes en ciudades como New York que bloquean la recepción de señal en los celulares, para evitar algunos comensales molesten a otros.

Más sobre el tema en Gulliver (en inglés). La imagen que abre la entrada fue tomada por Leonard Low y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios