Bajo el sol

El fuerte aumento de los pasajes de avión en los meses que fueron de agosto a octubre está comenzando a pasar factura: de acuerdo a la International Air Transport Association (IATA), el tráfico de pasajeros en septiembre de este año cayó un 2,9% con respecto a igual mes de 2007. Es la primera caída desde 2003, cuando el miedo a la gripe aviar (conocida como SARS en inglés) provocó una fuerte caída en los viajes a Asia. O sea, se quiebra una tendencia positiva en el tráfico de pasajeros, y que ya llevaba cinco años sin interrupciones.

En los datos de la IATA hay una sorpresa interesante: América Latina fue la única región que no cayó, y tuvo un alza del 1,7%. Si bien es un buen dato, es una mejora bastante menor al 11% de crecimiento de agosto de este año (contra agosto de 2007, claro).

Otras regiones: África se llevó la peor parte con una caída del 8,7%; Asia, 6,8% abajo; Medio Oriente, menos 2,8%; América del Norte, menos 0,9%; y Europa, con una caída del 0,5%.

De consolidarse la tendencia a la baja, es probable que la baja en el precio del petróleo, que cayó desde 140 dólares a no mucho más de 60, finalmente comience a impactar en los precios de las tarifas -algo que ya comentamos la semana pasada. Aunque por ahora no hay que hacerse muchas ilusiones. Para muchas empresas del sector, podría ser una buena oportunidad de recomponer ingresos, pero si la demanda cae más, tendrán que comenzar a tener una política más agresiva a la hora de captar pasajeros. Tal vez sería interesante charlar con algún representante de una aerolínea.

Aclaro: lo que cayó es “el tráfico” de pasajeros y no necesariamente la cantidad, ya que IATA estima eso en kilómetros realizados por pasajero (visto en Gulliver, el blog sobre viajes y turismo de The Economist).

Anuncios