My Money

En estos días, los medios nos están bombardeando con todo tipo de noticias catastróficas sobre el estado de la economía, sobre todo a partir de las caídas de las bolsas. Pero una vez que dejamos el tema de las finanzas, cabe preguntarse como afectará todo esto al mercado internacional de turismo. Hay algunos puntos que habría que atender.

En primer lugar, el turismo internacional ha crecido a muy buenas tasas entre 2003 y 2007, con medias que andan en el 6% al año. Es una expansión muy importante, que difícilmente se sostenga ahora. Y no por la crisis de las bolsas; más bien, el tema aquí es la retracción del consumo. A medida que crece la incertidumbre, hay una aversión al gasto, y mucha gente opta por ahorrar. El mercado de viajes suele ser uno de los primeros en recibir las señales de recesión. Por lo tanto, es más que probable que al menos por unos cuantos meses haya menos demanda de viajes. A eso hay que agregarle otro punto: los precios de los pasajes aéreos están mucho más caros que el promedio de los últimos cinco años.

Pero viene el segundo tema. Los precios de los pasajes son caros por el aumento de los precios del petróleo. Pero en los últimos días el valor del barril ha caído por debajo de los 90 dólares, contra el máximo de 147 dólares que alcanzó este año. Frente a ello, se podría hipotetizar con cierta certeza que, si la recesión realmente es tan importante como se anuncia, que no tendremos un aumento sustancial del petróleo en los próximos meses. Y si a eso le agregamos cierta caída de la demanda, los valores de los pasajes aéreos deberían caer. El único problema es esta sencilla hipótesis es que las aerolíneas vienen en rojo desde hace rato, y que no creo que tengan problemas en querer obtener mayores ingresos. Pero si la demanda cae demasiado…

Tercero, que los destinos que dependían mucho del tráfico de viajeros estadounidenses, como los que se encuentran en el Caribe, la van a seguir pasando mal. Y ya vienen bastante flojos desde 2001. América del Norte, además, está prácticamente estancanda en el número de arribo de viajeros desde hace siete años, y las principales ciudades estadounidenses, con la excepción de New York, no paran de perder viajeros internacionales. Ahora, si Estados Unidos tiene que agregar una recesión interna, va a tener un panorama poco alentador para los próximos meses.

¿Algunas ideas más sobre el impacto de la crisis? Hasta ahora buena parte del mundo turístico venía operando con la asunción de que la expansión de la demanda continuaría. Ahora eso no parece tan claro.

Y, desde ya, hay algunas situaciones puntuales en las diferentes naciones latinoamericanas que valdría analizar. Ya me ocuparé de Argentina, en particular, en los próximos días.

La imagen que abre la entrada fue tomada por marcoPapale y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios