En el último año, las fotos que publiqué en este blog procedieron de cuatro fuentes distintas: tres cámaras digitales y un teléfono móvil. Y me pareció interesante evaluar como me había ido con cada uno de ellos a lo largo de estos meses. Van a ver que, por el lado de las cámaras, soy bastante fiel a Canon, porque he ido pasando por distintos modelos de sus cámaras, aunque tengo algunas observarciones. Por cierto, no esperen muchos detalles técnicos, soy un usuario bastante amateur en el fondo. Desde ya, si ustedes quieren compartir con el resto cuáles son las cámaras que usan en sus viajes, pueden hacerlo en los comentarios. Ya saben que ese tipo de datos son importantes para quienes, por ejemplo, están pensando en comprar una cámara nueva.

Arranco por el teléfono, y luego voy desde la cámara compacta a la reflex.

Blackberry 8300 Curve: es el responsable de todas las fotos que publico en el moblog 365 miradas, y que están agrupadas en el álbum “Buenos Aires Mobile“, que se encuentra en la parte de fotos de este blog.

Este teléfono tiene una cámara de 2 megapíxeles con flash, que saca fotos bastante decentes, sobre todo con sol. También funciona de manera adecuada en lugares con luz artificial, aunque a veces aparecen unas molestas rayas horizontales en la imagen. Lo uso mucho, porque cuando tomo fotos que me gustan, las puedo subir vía correo electrónico a Flickr, y publicar de esa manera desde donde me encuentre, sin necesidad de pasar por la PC.

Canon Powershot SD800: es la cámara compacta que tenemos en la casa, y en los viajes suele ser la que utiliza mi esposa. No estamos muy satisfechos con ella. Suele tener problemas de enfoque, y el estabilizador de imagen no es demasiado bueno. Fue nuestro reemplazo para una Canon SD100 que dejó de funcionar, y la verdad es que no estamos demasiado seguros de haber hecho una buena elección.

Tiene 7.1 megapíxeles y zoom óptico de 3.8x. La calidad de video es buena, y el sonido ambiente que puede tomar es bastante claro. Ya no se consigue más, pero si está disponible el modelo SD870, que era un poco más caro. Me parece que la próxima cámara compacta, cuando llegue el momento de actualizar el equipamiento, va a ser de otra marca. Veremos. La imagen que se encuentra debajo, de la catedral de Salta, está tomada con esta cámara.

Catedral de Salta

Canon Powershot S3: si con la compacta SD800 no estoy muy satisfecho, no puedo decir lo mismo de la Canon S3. Realmente, sus prestaciones son muy buenas, y es una excelente opción intermedia para quienes algo más potente que una cámara compacta pero no tanto como una réflex. Con 6 megapíxeles y un zoom óptico por 12x, es una muy buena opción para comenzar a explorar los controles manuales.

Si bien la S3 ya no se consigue tan fácil, su reemplazo es la S5, que tiene algunas mejoras puntuales, pero que es básicamente la misma cámara. Permite grabar videos a 640×480 como máximo, pero el códec que usa almacena como máximo 9 minutos o 1GB de imágenes, lo que ocurra primero. Mi álbum de fotos de New York, en enero de este año, fue hecho con esa cámara. Si quieren ver hasta donde puede dar, vean mi ya publicada foto de la ciudad de New York desde el Empire State.

New York, desde el Empire State

Canon EOS Digital Rebel XSI (también conocida como “450D” en algunos mercados): es la última cámara que sumé, y es la más completa, por ser una réflex -la primera que tengo, por cierto. Recién ahora estoy explorando mucho más los controles manuales, porque al principio, francamente, me superó. Y si bien el modo automático toma excelentes fotos, lo cierto es que si compramos una cámara así es para explotar un poco la creatividad. Tiene 12 megapíxeles, y si la compran con lente, viene con una de 18-55mm y zoom 3x. Mis fotos de Praga, Bratislava y Budapest fueron tomadas con esta cámara.

En lo particular, me parece que toma fotos excelentes, en particular cuando predominan los colores cálidos, o cuando tenemos la paciencia de probar las opciones manuales de la cámara. Aún tengo mucho para explorar, y me parece que tomará algún tiempo hasta que conozca mejor sus posibilidades. Por cierto, no graba video, como casi todas las cámaras réflex digitales -recién ahora comenzaron a aparecer modelos con esa posibilidad. Abajo, una de las fotos que tomé en Praga.

Tranvia en Praga

Ya saben: si quieren aportar sobre éstas u otras cámaras, como las que ustedes usan en sus viajes, pueden hacerlo en los comentarios.

Anuncios