Skip to content

No viajar

Más allá de cierto tufillo elitista -“cuando yo viajaba se lo hacía de manera auténtica”- no deja de ser interesante que un medio como The Washington Post publique una extensa columna de opinión donde se repasen los aspectos más negativos del crecimiento de turismo en las últimas décadas. Daño al medio ambiente, sobreexplotación de destinos arqueológicos, abuso de los recursos naturales… El artículo se llama “Don´t go there”, está firmado por Elizabeth Becker, y se puede leer en este enlace.

En lo particular, seguramente voy a volver sobre el tema de los cruceros y su enorme capacidad de poluir los mares, algo de lo que no se habla demasiado.

Anuncios

5 thoughts on “No viajar Leave a comment

  1. Viajar se está convirtiendo en algo muy diferente a lo que debería. Yo siempre he viajado por libre, he comprado un billete de avión, he buscado hoteles y medios para desplazarme de un sitio a otro. Así, he sentido, olido, palpado, el ambiente de los lugares que he visitado.

    Recientemente, he realizado un viaje organizado, porque no tenía tiempo material para organizarlo yo mismo, y me he encontrado con que nunca había visto tantas cosas y nunca había sentido menos en una visita. Te mueven de un lugar a otro con un brío que no te permite deleitarte con el lugar, has estado allí pero no sabrías decir nada sobre su ambiente, sus olores… la organización de su transporte público.. cosas, muchas cosas importantes sobre un lugar.

    Yo soy un firme defensor de que hay que viajar, viajar y conocer es cultura. Pero hay empresas que dicen organizar viajes y, sinceramente, no se siente lo mismo en sus viajes que en los que se organiza uno. No se siente que se está viajndo.

  2. Opino exactamente igual que mi predecesor. En mi caso, gracias a un intercambio cultural hace unos años, aprendi la diferencia entre hacer turismo de una u otra forma, un viaje organizado por mi, en el que yo fijaba los tiempos, los lugares, me informaba, aprendia a ubicarme en la ciudad donde estaba, a usar sus transportes, ver a donde me llevaba el apetito etc, y otro por terceros, donde nos tenian de aqui para alla, omitiendo visitas a lugares clave por falta de tiempo y/o dinero, ya que el presupuesto no alcanzaba. En fin, algo muy a tener en cuenta para proximos viajes.
    Saludos, Esteban.

  3. Siguiendo lo que comentan esteban y jorge estoy muy de acuerdo ya que este año realize un viaje en sur de argentina con mi propio auto y mi madre hizo el mismo viaje con un tour yo tarde 16 dias y mi madre 6 eso lo dice todo en cuanto como te llevan de un lugar a otro saludos.

  4. Todo un tema lo que comentás, Jorge. Hoy por hoy hay lugares donde a la gente se la está corriendo por el lado del bolsillo. Yo conocí Macchu Picchu en Enero de 1.997 y los costos eran muy diferentes a los de ahora. Para que veas los incrementos los precios eran los que siguen. Entrada a Macchu Picchu General 10 USD, Estudiantes 5 USD, Coaster desde Estación a la Ciudadela del Macchu Picchu 3 USD, Tren común (que hoy a un viajero extranjero o que no sea de Cuzco le está vedado viajar) desde 3 USD en 3º clase, creo el Tren Turístico estaba en cerca de 50 USD.
    Recuerdo en Junio leer en la revista de vuelos de Aerorepública, una nota en la que comentaban cómo en el futuro París, Venecia o Roma iban a estar tán saturadas, que para conocerlas ibas a tener que ir a una recreación de las mismas en los Casinos de Las Vegas.
    Creo que con lo expuesto no hay más que agregar.
    Saludos.
    Her

  5. hola, más allá de las reales consecuencias del turismo que el artículo deja ver, me pareció que no sólo esta impreso de un cierto tufillo elitista, sino que verdaderamente la autora se excluye de las masas turísticas, del turismo como fenómeno, de las consecuencias sobre las pobleaciones locales, etc.
    De algún modo me parece leer que plantea su postura como académico que viaja y conoce como esencialmente diferente de la de los turistas, que viajan pero en masas, y conocen, también masificados, y cuyo conocimiento pareciera no tener la misma “calidad” que la del académico.
    Por otro lado el daño que hace el turismo a los medios locales es sin duda importante y debería tenerse en cuenta, pero tampoco debe olvidarse que no es el único daño que se hace a esas comunidades, países, etc. Que esta persona no olvide de la dominación que Asia vivió a manos de occidente previamente a la 2da guerra mundial, y que vive a manos del sistema económico y político “mundial” de hoy día.
    El discurso de esta autora parece estar ideologicamente informado, y dar relevancia a argumentos en contra de la democratización de los viajes, como forma de conocimiento, en detrimento de hacer un panorama más completo…
    bue, lo mio es una nota al pie, una reflexión que se me ocurrio al leer el artículo.

    saludos, silvina

A %d blogueros les gusta esto: