Más allá de cierto tufillo elitista -“cuando yo viajaba se lo hacía de manera auténtica”- no deja de ser interesante que un medio como The Washington Post publique una extensa columna de opinión donde se repasen los aspectos más negativos del crecimiento de turismo en las últimas décadas. Daño al medio ambiente, sobreexplotación de destinos arqueológicos, abuso de los recursos naturales… El artículo se llama “Don´t go there”, está firmado por Elizabeth Becker, y se puede leer en este enlace.

En lo particular, seguramente voy a volver sobre el tema de los cruceros y su enorme capacidad de poluir los mares, algo de lo que no se habla demasiado.

Anuncios