Es largamente conocido que, entre los países desarrollados, Estados Unidos se destaca por tener un transporte público de mucha menor calidad que Europa o incluso zonas de Asia. Los trenes en general están en muy buen estado, pero están lejos de las innovaciones en velocidad de otras zonas del mundo. Del sistema de buses mejor ni hablar; es francamente muy malo, como puede atestiguar cualquiera que los haya usado. La pregunta de muchos es: ¿por cuánto tiempo logrará sostener Estados Unidos ese modelo basado en el uso de autos privados? Un estudio muy interesante, “A Better Way to Go. Meeting America’s 21st Century Transportation Challenges with Modern Public Transit”, desarrollado por el US Pirg Education Fund, es realmente muy interesante para pensar esas cuestiones. Primero chequeen el gráfico que abre esta entrada; la evolución de los gastos en carreteras versus el crecimiento del tráfico marca claramente los enormes costos de sostener un modelo basado en el auto.Pero el problema que a muchos rápidamente les viene a la mente es el tema del consumo de petróleo. Chequeen el gráfico que se encuentra debajo, de consumo per cápita de barriles de petróleo:

Es llamativa la diferencia entre Estados Unidos y Canadá y el resto de los países que aparecen en la comparación, sobre todo con respecto a China e India, dos naciones que vienen creciendo mucho. ¿Hasta cuando se sostendrá semejante diferencia?Y el último tema que aparece bastante claro: los costos medioambientales. La diferencia de Estados Unidos frente al resto, en emisiones de dióxido de carbono, son muy claras, aunque China, por desgracia, ya no está tan lejos.

El estudio busca marcar la importancia del desarrollo del transporte público en Estados Unidos como una estrategia a largo plazo para reducir los costos para el fisco, bajar el gasto en movilidad para las familias estadounidenses y reducir el consumo de petróleo y las emisiones de dióxido de carbono. Claro que tal estrategia tendría un impacto muy relevante en muchos sectores de la economía estadounidense, tan acostumbrada a la movilidad con bajos costos, a los centros comerciales y suburbios alejados de las ciudades, y a la cultura del sedentarismo.El informe “A Better Way to Go. Meeting America’s 21st Century Transportation Challenges with Modern Public Transit”, de 82 páginas, se puede bajar desde este enlace (en inglés). Vía Street Blog.

Anuncios