Quedé un poco impresionado tras leer una entrada que Guillaume Thevenot escribió en Hotel Blogs, acerca de una “agencia de PR” que le ofreció 150 libras por mes para publicar textos en su sitio. Claro, la idea era hacerlos pasar por “entradas normales” y no por publicidad paga. Mi “impresión” viene por varios lados. Primero, porque me sorprende que se puedan hacer ese tipo de ofrecimientos. Pero, segundo, porque creo que esto es apenas el comienzo de lo que vamos a ver en el futuro.

Hace tiempo que estamos discutiendo sobre el problema de la ética de la publicación en los blogs. No hay mucho que inventar; se puede tomar para ellos a los estándares ya razonablemente impuestos en el periodismo. Uno de ellos es simple: no se hace pasar por una entrada normal a un texto pagado por terceros. En el caso de los medios, eso se aclara con el famoso “espacio de publicidad”.

Y en los blogs, por un lado se puede usar el famoso “espacio de publicidad”, para dejar claro que se trata de un texto pago, o con el “disclaimer” o “aviso”. ¿Para que se usan los disclaimers? Para dar cuenta de cualquier potencial conflicto de intereses. Si una aerolinea es mi anunciante, y yo publico una entrada sobre esa empresa, lo mínimo que puedo hacer es aclarar en un disclaimer que “la aerolinea XXX es anunciante en este blog”. O si trabajo para un competidor de una empresa sobre la cual escribo, es más lógico aclarar tal potencial conflicto de interesas. Justamente, para dejar las cosas en claro.

Por desgracia, no pasa tan seguido. No es nada raro encontrar blogs -algunos de ellos bastante conocidos- que no aclaran esos potenciales conflictos de intereses, o que escriben entradas sobre sus anunciantes sin recordar ese pequeño punto. Los lectores no tienen porqué conocer esos detalles… Por desgracia, además, a los blogs nos suelen meter a todos en una misma bolsa. Basta que aparezca alguna evidencia sobre comportamiento no ético para que nos castiguen a todos. En una era donde los medios son colonizados por los infomerciales y “la publicidad no tradicional”, creo que se podría esperar un poco más de los blogs, al menos en relación con la cada vez menor separación entre información y publicidad.

La entrada de Hotel Blogs la pueden leer en este enlace.

Anuncios