Astroland

Coney Island queda lejos de Manhattan. Y no sólo por el largo trayecto que hay que hacer en metro. Queda lejos porque es, simplemente, otro mundo. Es un espacio colorido, que mezcla juegos, playa, lugares de comida rápida y souvenires. ¿Alguien dijo por ahí “cultura popular”? Es una de las áreas de diversión más famosa de Estados Unidos, a pesar de que los negocios inmobiliarios amenazan con terminar con su actual aspecto.

Cyclone

Para llegar hasta Coney Island, la forma más sencilla es el metro. Las líneas D, F, N y Q los dejan a unas tres cuadras del mar. Si están en Manhattan -por ejemplo, en la zona cercana a Penn Station-, les puede tomar alrededor de 80 minutos llegar por allí. El trayecto les permitirá ver buena parte de Brooklyn, ya que el metro deja de ser subterráneo y está elevado con respecto a la calle, como también sucede en Queens.

Original Nathan's

Apenas bajen del metro, se encontrarán rápidamente con el local original de Nathan´s Famous, una de las primeras cadenas exitosas de comida rápida de Estados Unidos. El fuerte de esta cadena siempre han sido los hotdogs / panchos, aunque hay bastante comida de mar. La cerveza no es cara, y se puede comprar hasta Killian´s. Uno de los platos más pesados es el corndog, una salchicha envuelva en una masa en base a maiz, y que es lo de más pesado que he comido alguna vez. Por cierto, hoy Nathan´s se encuentra por buena parte de Estados Unidos. Por ejemplo, en patios de comidas de muchos malls de compras.

Playa y juegos

De allí, a no más de dos cuadras se encuentra la rambla y la playa, y la zona de los parques de juegos. Todo tiene un tono absolutamente pasado de moda. Coney Island parece más un museo de la diversión, y en eso radica buena parte de su encanto; en ese acceso a un pasado glorioso y hoy decadente. Sobre todo porque todos los parques han sido comprados por una constructora, que desde años intenta hacer una serie de edificios y condominios en la zona, lo que cambiaría por completo el aspecto de Coney Island. Así, de una zona popular y masiva, cambiaría su perfil a un barrio poblado por personas de altos ingresos. Se alinearía con Manhattan, que desde hace años se ha transformado en un lugar donde sólo se puede vivir si tu sueldo junta muchos ceros. Hay un resumen un tanto complicado de seguir sobre el tema en la entrada sobre Coney Island en Wikipedia. Si bien se decía que los parques de diversiones ya no abrirían este año, por ahora funcionan de manera normal. Pero vaya a saber por cuánto tiempo estarán allí.

El muelle

Para bajar la pesada comida de Nathan´s, pueden caminar por la extensa rambla, o dar una vuelta por el muelle. Allí van a encontrar a todas horas a muchos pescadores, incluso bajo el fuertísimo sol del verano neoyorquino. Los baños públicos son un tema aparte; están limpios, pero todo en ello está construido como en una prisión. Los lavabos, inodoros y urinales son de aluminio, y asegurados de tal manera que difícilmente puedan robarlos.

Lo bueno es que Coney Island todavía es un espacio donde podemos pasear sin necesidad de tener que estar gastando demasiado. Y en éstas épocas hasta podemos pegarnos un chapuzón. Eso sí, los fines de semana el lugar está repleto de gente, así que los días de semana estarán más tranquilos.

A girar

Anuncios