En su último libro, Here Comes Everybody. The power of organizing withouth organizations, Clay Shirky plantea un tema muy interesante: la impresionante caída del costo de crear grupos, gracias al uso de Internet. Por ejemplo, para que una revista pudiera crear un grupo de lectores que mantuviera su existencia mediante la compra, debía incurrir en una larga serie de gastos previos, que nadie sabía si se recuperarían: impresión, pago de notas, distribución, marketing… Para los blogs, crear ese grupo de lectores ha sido mucho menos costoso. A lo sumo, el gasto en hosting -y si están alojados en un servicio gratuito, ni eso- y el valor del tiempo que dedicamos a escribir. Es un buen ejemplo de como la Red ha servido para organizar no sólo soportes que antes no existían; permiten crear grupos a bajo costo, sean estos lectores, participantes de una red social o comentaristas.

Pero en el caso de los blogs sobre viajes y turismo, por desgracia la caída de los costos se queda en la creación del grupo de lectores y el mantenimiento de la herramienta. Viajar, en cambio, no es barato. Frente a ello, parecen existir dos opciones. Una, nos mantenemos en nuestra idea original, la del viajero / turista que viaja cuando puede, y cuenta su experiencia a otros, para que estos puedan aprovecharla en sus futuros viajes. Dos, optamos por privilegiar el viaje como sea, ya que necesitamos el material, y aceptamos invitaciones y todo lo que permita que un tercero pague los costos, aún cuando eso comprometa nuestra independencia. Esta “segunda vía” es la que toman, por lo general, los suplementos de viajes de los diarios argentinos, que por lo general hacen viajes pagados por terceros sin avisar a los lectores de tal detalle. No conozco muchos blogs aún que estén en ese punto; somos mucho menos interesantes que los diarios, claro, y la audiencia es más pequeña. Y más en español; hay invitaciones, pero son puntuales, y más que nada en España.

El problema, entonces: si viajar es caro, ¿de qué hablan los blogs sobre viajes y turismo? En mi caso, y por razones económicas y de trabajo no puedo viajar más que dos o tres veces al año. Cuento esas experiencias, pero eso cubre una parte del año. ¿Y el resto? A mí me gusta mucho hablar de tendencias, de libros, y de teoría. Pero a veces caigo en algunos lugares comunes que cada vez veo más en otros blogs sobre viajes. La idea es hacer un punteo provisorio, que puede ser modificado a partir de las sugerencias de todos ustedes. La idea no es quedarse en la crítica, es más hacer un diagnóstico para ver como podemos mejorar.

Veamos algunas de las tendencias que me parecen un poco preocupantes:

1) Abusar de la nota de color. Esto no es culpa exclusiva de los blogs; los medios también lo hacen. Pero muchos blogs sobre viajes y turismo se la pasan publicando ese tipo de noticias, que por lo general son curiosas y graciosas, pero que al viajero mucho no le aportan. Reconozco algo: publicar notas de color puede ser una buena forma de ser citado por otros blogs. Entonces, llaman la atención y te permiten mejorar tu posicionamiento en los buscadores.

2) Escribir sólo sobre destinos, y nada más. Cada entrada debe ser un destino diferente. Sufren del mismo problema de revistas y diarios; rara vez se ocupan de tendencias o de categorías que vayan más allá de este tema -ojo, hay una buena cantidad de blogs sobre viajes y turismo que van más allá de eso. El problema es que, al no viajar, muchos de esos blogs crean las entradas en base a información de terceros, cuando no fusilan sin más un texto de la Wikipedia. En el periodismo es bastante común hacer artículos a partir de textos de terceros, pero desde ya no se trata de experiencias personales. Escribir sobre viajes no sólo es hablar de destinos; hay otras cosas para analizar.

3) No siguen los temas. Muchas veces veo entradas interesantes en muchos blogs, pero después de la primera publicación, no se ocupan más de esa problemática. Me pasa bastante, un poco por la sobrecarga de trabajo; me olvido de seguir ciertos temas que dan para mucho más que una simple entrada. Me parece que es un punto que podríamos agregar a la agenda sobre turismo.

4) No usan materiales que se encuentran fuera de Internet. Es muy raro encontrar entradas en blogs donde los autores hagan referencias a libros, o a análisis relativamente extensos de ciertas temáticas. Todo el material, parece, debe encontrarse en Internet, o la entrada no vale :P. OK, en mi caso tal vez hablo demasiado sobre libros. El tema, de todos modos, no son los libros; más bien, es el nivel de elaboración de las entradas.

5) No citan a otros blogs. Y con “citar”, digo conversar, discutir, recuperar temas y debatirlos en varios blogs. Todo el mundo está metido en sus asuntos y no tiene mucho tiempo, y eso seguramente limita nuestra capacidad de ingresar en conversaciones. Pero la falta de debate es algo que se nota bastante, y podría permitir agregar mayor valor agregado a la blogosfera sobre viajes y turismo.

¿Alguna idea que permitan hacer un diagnóstico de algunos problemas de los blogs sobre viajes y turismo? Como siempre, pueden aportar sus ideas en los comentarios.

Anuncios