¿Se imaginan que, al terminar un tour o un paseo por una ciudad, el guía les diga que, si les gustó, opinen favorablemente sobre el servicio en sitios como TripAdvisor? No lo imaginen, porque en realidad estas cosas ya pasan hace rato, y en el blog de la agencia de relaciones públicas Edelman lo cuentan. De acuerdo a Con Frantzeskos, en varios de los tours que hizo por Grecia e Italia, los guías les pidieron, en el caso de que lo consideraran conveniente, los comentaran positivamente en sitios de Internet.

Hay varios puntos a analizar en esta historia. En primer lugar, que el valor de Internet, que hace rato sabíamos era muy relevante para el mercado turístico, ha calado tan profundo que incluso ya modifica comportamientos en la “vida offline”. Y aunque no se diga en estos términos, uno de los puntos relevantes de la Red es como nos permite posicionarnos frente al resto. Si estos guías logran realmente que sus usuarios contentos comenten positivamente sobre ellos, tendrán un capital en el mercado que no cualquiera posee.

Segundo, el éxito de TripAdvisor no sólo se debería medir por visitas y comentarios en el sitio. También hay que buscarlo en este tipo de hechos, cuando actores del mercado turístico te piden que comentes bien sobre ellos en este sitio. Es un buen indicio de que, efectivamente, hay mucha gente que lo está usando para buscar información.

Tercero, que el famoso “boca a boca” que se alentaba gracias a un buen servicio -por ejemplo, lograr que una persona recomiende a un amigo ciertos tours u hoteles en tanto a él lo atendieron bien- ahora puede expandirse mucho más con el uso de la Red. Queda claro que en este caso tenemos opiniones sinceras, pero en buena medida “sugeridas” o alentadas por aquellos que pueden obtener beneficio de ellas -en este caso, los guías de los tours. De paso, puede servir para contrarrestar las opiniones negativas que pudiera publicar alguien -ya saben que quienes quieren quejarse suelen tener más motivos para expresarse y difundir su punto de vista.

Cuarto, que ya está bastante claro que una buena cantidad de usuarios de un viaje ya no sólo se dedicará a disfrutar. A la vuelta, se asume, van a publicar en Internet, ya sea en un blog, foro, comunidad social o sitio de fotos. Lo importante, entonces, es lograr que nos “hagan el favor” de manifestar su opinión positiva.

¿Ya les había pasado que les sugirieran, en un viaje o toru, que opinaran en algún sitio Web en el caso de que el servicio hubiera sido bueno? Tal vez en Europa o Estados Unidos sea más común, pero al menos en América Latina no me ha pasado nada similar.

Anuncios