Lo que importa es lo de afuera

Museo Guggenheim, Bilbao
Primero, la cita:

El museo Guggenheim también contribuye a construir el canon mediante la apertura de establecimientos en Las Vegas, Bilbao y Berlín, entre otras ciudades. La visita obligada al museo de Bilbao otorga a su mediocre colección más fama de la que se merece

El fragmento está tomada de Un mundo sin copyright, de Joost Smiers. Y apenas lo leí, caí en la cuenta: todas las referencias que he leído y visto sobre el museo Guggenheim de Bilbao estaban hechas en relación a su espectacular e innovador aspecto exterior, diseñado por Frank Gehry. Pero de la colección que alberga, nada.

¿Alguien visitó el museo Guggenheim de Bilbao? ¿Pueden hacer algún comentario sobre la obra que se encuentra dentro del museo?

Referencia bibliográfica

Smiers, Joost (2006) “El poder de decisión” en Un mundo sin copyright. Artes y medios en la globalización. Barcelona, Gedisa (la cita está en la página 81-82).

La foto que abre esta entrada fue tomada por colros y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios

13 comentarios sobre “Lo que importa es lo de afuera

  1. Es cierto que el edificio rezuma personalidad por todos lados, pero afirmar que es mas valioso que las obras que se muestran en su interior… es cuando menos arriesgado.

    Yo recuerdo la coleccion de Alberto Durero, cuadros de Vasíli Kandinsky etc…

    Tambien es cierto que mucha gente lo visita por su arquitectura exterior.

  2. El museo tiene colecciones propias e itinerantes. La verdad es que no sabria separar cuales son las colecciones propias de las temporales cuando lo visité, pero si que he de decir que me decepcionó un poco. Salvo un par de montajes que me sorprendieron, el resto no me pareció gran cosa. Nada que ver con el Centre Pompidou de Paris ni con el MoMA de Nueva York.

  3. Personalmente, como Arquitecta, mi perspectiva respecto del Museo Guggenheim de Bilbao en otra. Antes que nada déjenme que les diga que la Arquitectura de Frank Gehry no es de mis favoritas, pero sin embargo creo que para formular una opinión hay que comprender la situación y circunstancia que llevó a su creación.
    Para el momento que se decidió construir el Museo Guggenheim de Bilbao, el País Vasco estaba necesitando renovar de la imagen de su ciudad, de ponerla en foco de las miradas del resto del mundo para entrar en escena.
    El recurso por el que optó fue la de crear este museo llamativo, de la mano de un Arquitecto mundialmente reconocido, que sirviera para dar imagen al mundo de lo que era (o quería ser) Bilbao.
    Se me vienen a la cabeza otras ciudades que tienen sus propios hitos y les dan imagen… qué sería de París, Pisa, Londres, Nueva York y sus rascacielos…
    Con esta perspectiva creo que valedero construir un edificio tan llamativo por sus formas, tecnologías constructivas y en un escenario impactante junto al agua. El motivo de su creación no fue albergar la colección privada de un particular, ni dar espacio a las principales obras de un reconocido artista. Con esto no quiero decir, a pesar de que no visitado su interior, que un museo de estas características no debiera exponer arte de igual envergaduras.
    Su razón de ser está vinculada con la de poner en escena a la ciudad que lo contiene. Por esto mismo creo que el Guggenheim de Gehry es un acierto.

  4. Hace tiempo que fui.
    En la sala grande está la exposición (permanente si no me equivoco) de Richard Serra… y si eso no tiene valor… pues no se yo lo que tendrá valor

  5. Lucía, efectivamente, entiendo que esa era la intención. Y si se tiene en cuenta la repercusión, el objetivo fue logrado. Por eso me interesó la cita, porqus justamente Smiers apuntaba al interior del museo, y no a su super publicitado aspecto exterior. Pero como no lo he visitado, me interesa que quienes si pasaron por allí me cuenten sus impresiones.

    Xavi, es claro que Smiers habla de la colección permanente. La cita está hecha de un libro editado en 2007, y no puede tener referencias a exposiciones posteriores.

  6. Estuve en el Guggenheim de Bilbao, y tambien en el de Nueva York, Berlin y Venecia y ahora hay uno en construcción en Abu Dhabi (EAU) y me parece que la franquicia Guggenheim es a los museos lo que Starbuks a las cafeterias: muchísimo y caro marketing !

    Los edificios son super modernos y rompen con su entorno, exceptuando el de Berlin y el que a mi gusto es el mejor, la Colección Peggy Guggenheim en Venecia por su ubicación.

    Pero sobre el interior del de Bilbao en mi opinión es decepcionante. Primero te recibe una mega y sobrevaluada obra de Richard Serra (que por éstos dias padecemos en París, en el Grand Palais y en los Jardines de Les Tuleries) y después, siempre en mi opinión, el lugar en tan “frío”, “concreto” y enormeeeeeeeeee que no te da gusto quedarte en él.

    Guggenhiem es el más claro ejemplo que no vamos a esos sitios por apreciar arte, vamos a “consumir” arte, pasar por la tienda de souvenirs y en muchos casos “decir que allí estuvimos”, como lo estoy diciendo ahora …

  7. Yo no tengo idea, ni he visitado el museo..por eso le mandé el link a mi amiga (desde el colegio!!) Lucía, que, como está viviendo en Europa y la conozco, sabía que iba a dar su opinón.
    Muy bueno el blog como siempre,
    saludos
    =)

  8. Me parece que el tema de Guggenheim y de la expansión de ciertas marcas globales asociadas al turismo merece más atención, definitivamente.

  9. Yo tengo varios amigos que fueron a bilbao, y visitaron el Guggenheim, todos dicen lo mismo, lo mejor del museo es gratis. Porque además me dijeron que la entrada no era económica, y que entrar no merece en absoluto la pena, pero admirarlo por fuera sí.

  10. Yo he estado hará unos 5 años. Si quereis ver contenidos pictóricos en Bilbao, os podeis dar una vuelta por el Museo de Bellas Artes que, gracias a las obras cedidas por el Museo del Prado, tiene unos fondos bastante potables para ser una ciudad de provincias grande. La lata de sardinas de Gehry está simpática, y ha venido, en cierto modo, un espacio históricamente horroroso de Bilbao, que es una ciudad, también históricamente, para tirar pocos cohetes debido a su belleza. Lo malo de la lata es que para comer unas buenas sardinas artísticas hay que desplazarse bastante, porque dentro no tiene, de momento, nada o casi nada. Bajo mi punto de vista, si alguien ha pensado desplazarse allí con el objetivo de ver algo con cierto peso cultural, que cambie el viaje a otros parajes, salvo que la cultura que busca sea gastronómica. Eso sí, pero fuera de la lata de Gehry, que el pobre no tiene la culpa.

  11. Un bello edificio y un contenido a ratos interesante y a ratos decepcionante,me explico: todo depende de la exposición temporal que te toque (ha ido desde arte chino a motos, pasando por vestidos…) La colección permanente toda no figurativa y ecleptica para el ciudadano medio. Buena o mala, interesante o no, solo al alcance de los entendidos.

    Todo muy cerca del consumismo puro y duro.
    Y si te gusta la pintura el Museo de Bellas Artes es maravilloso, y su colección permanente (no cedida por ningun museo, sino propia) impresinante. De los primeros de España tras El Prado y el Bellas Artes de Sevilla, pero este solo en barroco. El de Bilbao mucho mas completo desde el romanico a la actualidad…

  12. La verdad que no lo había pensado y tiene razón, pocas o muy cocas veces encontramos artículos de lo que se encuentra en su interior. Imagino que el recicpiente llama mas la atención que su contenido.

  13. He tenido la suerte de conocer el museo (por dentro y por fuera, claro) y reconozco que lo primero que impacta es su fuerte presencia física por forma y localización.
    La ciudad se propuso tener un hito de la arquitectura moderna y lo tiene. De hecho, muchas ciudades en el mundo han dejado en manos de los arquitectos “trendy”, el diseño de una nueva “imagen” de ellas mismas (ver el caso de Zaha Hadid y sus obras, por ejemplo).
    De más está decir que la colección del Guggenheim Biblao no puede subestimarse por el hecho de tener un “contenedor” tan potente. En cualquier museo del mundo (más “normalito” y sin tanta firma famosa) no se cuestionaría su valor. Lamento no coincidir con Smiers.
    Su colección permanente permite una visión del siglo XX y lo que va del XXI, asomándonos a obras que, tal vez, sea muy pronto para valorar. Hay artistas de gran renombre: Andy Warhol (sus 150 retratos de Marilyn multiplicados a lo largo de 10 metros, dejan sin aliento), Mikel Barceló, Eduardo Chillida, Jeff Koons, Enzo Cucchi, Jean-Michel Basquiat, Richard Long, Richard Serra, Juan Muñoz (asombroso), etc. etc.
    Tal vez, lo que suceda, es lo mismo que nos pasa cuando entramos a un lugar, encandilados por el sol de la calle. Por unos instantes no llegamos a percibir dónde estamos, no vemos casi nada. Y, si no le prestamos el tiempo y la atención adecuada, podemos salir de allí sin haber apreciado su contenido, encandilados por el “afuera”.
    Un saludo. Victoria

Los comentarios están cerrados