La policía japonesa estaba haciendo un testeo de sus métodos de detección de drogas en el aeropuerto de Narita. Un policía colocó un paquete con 142 gramos de marihuana en un bolso elegido al azar en la cinta de equipajes, para probar si los perros lograban detectarlos. El procedimiento no es usual; en realidad, se suele usar un bolso de prueba, pero esta vez quisieron saber cómo serían los resultados en un escenario real.

Y los perros fallaron, y no olieron nada. Allí surgió el problema: los policías no pudieron recordar en cuál bolso habían puesto el regalo.

Solución: tuvieron que anunciar públicamente que si un pasajero encontraba el paquete en su bolso, por favor se contactara con las autoridades para devolver el paquete.

Al momento de escribir esta entrada, todavía no se conocía si la marihuana estaba ya en manos de la policía, o si ya podía registrarse un súbito interés por el reggae en Narita. Tal vez en Japón lo terminen por entregar de nuevo en la policía, pero si algo así pasa en Buenos Aires, un par de horas después no queda ni la bolsa :P .

Más sobre el tema en BBC News.

Anuncios