El impresionante crecimiento de los precios de las viviendas en Buenos Aires, en particular en las áreas más turísticas o que están en la mira de los inversores extranjeros, tiene un lado muy oscuro: la demolición de edificios que pertenecen al patrimonio histórico de la ciudad. No importa si están protegidos por ley, si hay órdenes judiciales al respecto o lo que se les ocurra; la valuación de esos terrenos y la posibilidad de construir nuevos edificios para vender propiedades es una tentación enorme.Una de las mejores fuentes para analizar como viene el tema es el blog de Basta de Demoler, una asociación que se ha dedicado a difundir cuáles son los próximos edificios a ser demolidos si las autoridades no toman decisiones sobre el asunto. Uno de los ejemplos más impresionantes se puede ver en la entrada llamada “Antes y ahora”, donde se narra como, de manera ilegal y en pocas horas, una casona ubicada en Bolívar e Independepencia, en una de las zonas históricas más importantes de San Telmo, fue demolida. Todo al margen de la ley, y a pesar de que en una de las paredes había un mural premiado por el gobierno de la ciudad. ¿Sancionarán a alguien quienes deberían estar a cargo de cuidar nuestro patrimonio?

El blog de “Basta de demoler” lo pueden ver en este enlace (gracias a Mónica Vanderhoeven, una lectora del blog, que me avisó por correo electrónico de este tema).

Anuncios