Urbe 1: la atenta desatencion del transeunte urbano

Caminar
Caminar por la calle, cuando muchos otros lo hacen, es una actividad cotidiana para el transeúnte urbano. Es un caminar sujeto a particulares reglas, y que implican encontrar un equilibrio entre la atención -para no llevar por delante a los demás- y la desatención -para no violar la privacidad de los otros. Son las circunstancias que Erving Goffman llamaba “interacciones en público no focalizadas”.

Para Goffman, el caminar por la calle implica ingresar un ritual de la atención desatenta. Debemos prestar atención a lo que pasa delante nuestro. Por ejemplo, no debemos desviar la mirada si ello podría hacernos chocar con otra persona. Quien cometiera varios de estos errores lo único que recibiría son constantes insultos. O alguna invitación a pelear. E incluso hay que estar atento a los llamados de los otros, como un pedido de hora o de información sobre una calle.

Pero esa atención está enmarcada dentro de las reglas de una cortés desatención. Allí debemos cuidar no violar el espacio del otro; por ejemplo, al mirar a otra persona de manera fija. El caminar por la calle es un ritual donde se garantiza el anonimato del otro; pasar por alto este punto lleva a un incómodo cruce de miradas. Es una de las razones por las cuales muchos miran a otros cuando éstos han pasado, y ya no hay posibilidad de ser detectados en el acto de individualizar al otro en su anónimo recorrido por las calles. Es una de las razones por las cuales nos molesta que los turistas nos fotografíen por la calle cuando sólo caminamos por allí -aunque después nosotros hagamos lo mismo cuando viajamos y nos encontramos en otras ciudades.

Para Goffman, esa desatenta atención expresa un particular equilibrio entre equilibrio e indiferencia. Y es una buena referencia a las influencias de Georg Simmel en la obra de Goffman. Pero con eso seguimos mañana -sí, estamos semana estoy urbanita.

La imagen que abre la entrada la tomé un buen tiempo atrás en el cruce de Florida y Diagonal Norte, Buenos Aires.

Referencias bibliográficas

Nizet, Jean y Natalie Rigaux (2006) “Reglas y ritos” en La sociología de Erving Goffman. Barcelona, Melusina.

Anuncios

2 comentario

  1. En carácter de transeúnte creo incumplir con ambas reglas que analiza el autor que citaste. Camino distraído chocándome a la gente porque me gusta mirar a los ojos de otros que me llamen la atención.
    Calculo que se debe a que soy del Interior y no me acostumbro a ver una gran masa de gente que evita comunicarse con el que está a su lado. No es casualidad que el IPOD y los anteojos de sol sean un éxito para los ciudadanos porteños… cuanto menos signos de comunicación puedan expresarse mucho mejor.

    ¿Con qué cámara sacaste esa Foto? Estoy empezando a aprender fotografía… y tengo curiosidad sobre cómo lograste tomar el sol de frente. Calculo que usaste un diafragma cerrado … pero no me imagino qué velocidad de obturación usaste.

    Ahh por cierto, un blog interesante. Me gustaría que intercambiemos links si es posible.

  2. La foto la saqué con una cámara compacta, una Canon SD100 que incluso ya ha dejado de funcionar. Lo único que hice fue reducir el tiempo de exposición para que el sol no brillara demasiado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: