Al comenzar un artículo o una presentación, arrancar con un par de números que fundamenten la relevancia económica de un mercado es algo bastante aconsejable. Pero a veces se pone demasiado énfasis. Y uno de ellos suele aparecer en algunas presentaciones para el segmento de viajes, donde se dice que el turismo es la actividad económica más importante en el planeta. Pero el tema es que, simplemente, no lo es.

Como marca Alan Lew, el turismo es en realidad el mercado de servicios más grande del mundo. Pero si medimos la diversas actividades económicas, es la sexta. Por encima se ubican estos sectores: petróleo; telecomunicaciones; computadoras y electrónicos; automotrices; y agricultura. En el caso del turismo, se está considerando tanto el tema del transporte como los servicios específicamente ligados a la atención de viajeros, como hoteles.

Parte del debate sobre las reales dimensiones económicas del turismo vienen por el lado del uso de cuentas satélite. Éstas buscan medir “el verdadero impacto” del turismo en la economía, y postula que muchas actividades que habitualmente se computan en otros renglones, como restaurantes, transporte local, venta de productos, etc, puede ser afectada positivamente por la presencia de turistas. Si se toma como referencia el tema de las cuentas satélite, que en muchos países todavía están en proceso de conformación, el peso del turismo en el producto bruto mundial será muy superior al estimado actualmente.

Vale la pena leer la entrada de Lew, porque hay muchos datos y números para justificar su posición. Pueden leer su texto en este enlace.

Anuncios