Hace un par de horas, el diario argentino La Nación publicó una nota sobre blogs, donde incluyen a Blog de Viajes. Para mi sorpresa, el artículo aparece en la portada del medio. Como hoy van a llegar unos cuantos lectores nuevos, creo que vale la pena pensar algunas cuestiones sobre el hecho de que los blogs, que hasta no mucho sólo merecían textos condenatorios en la mayoría de los medios, de golpe comiencen a tener atención.

Para que tu blog sea leído, tenés que aprender a forma parte de un juego. Hay que llamar la atención, ser citado, citar, participar de reuniones con otros bloggers, posicionarte en Google, ser destacado como un “líder” en determinado segmento de los blogs. Es ejecutar ciertas prácticas que te permitan construir la relevancia de tu sitio.

Arranquemos por el lado que me conviene: quienes aparecemos en la nota no obtuvimos “éxito” en otros ámbitos y lo trasladamos luego a los blogs. Obtuvimos esa relevancia a partir de lo que escribíamos. En mi caso, jamás he publicado un sólo artículo en un medio especializado en turismo. Comencé a escribir este blog como una extensión de seminario de Comunicación y Viajes que dictaba en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA, pero también para proponer una agenda diferente sobre el tema “viajes”. No me satisfacían los medios que sólo hablaban únicamente de destinos, que eran invariablemente maravillosos; que casi no se ocupaban de tendencias; que no establecían relaciones sistemáticas con otros ámbitos -¿se puede hablar de turismo sin hablar de política y economía-; que apuntaban todo el tiempo a un viajero de clase media alta / alta; que dejaba que su agenda fuera cooptada sin más por las agencias de prensa y los operadores de turismo, a tal punto que buena parte de los viajes que hacen los medios especializados a muchos destinos son pagados por terceros -pero jamás se le avisa a los lectores de este punto.

Entonces: si pudimos llegar nosotros a obtener un reconocimiento, y un número de lectores y comentaristas, también lo pueden hacer ustedes. Esa sería la moraleja positiva: que si tienen una propuesta, los blogs son un excelente ámbito para que comiencen a publicar sus textos. Luego, necesitan constancia y paciencia para sostener esa propuesta en el tiempo.

Pero si todo se termina con “ustedes también pueden hacerlo”, nos quedamos con el lado que más nos conviene a quienes mantenemos blogs, y ahora aparecemos citados en los medios. Lo cierto es que las cosas ya no son como en 2003; hoy existe una enorme competencia por la atención en la Web. No sólo hay decenas de millones de blogs; hay redes sociales y grandes medios que pelean por ese espacio también. Y aquí entra el otro punto: algunos de nosotros hemos logrado construir una moderada relevancia en la Web, pero lo hicimos en momento donde había menos pelea por la atención. Si alguien comienza hoy con su blog, le costará mucho más que a mí lograr llamar la atención, conseguir lectores, posicionar su propuesta en Google y, si ese es su deseo, llegar a los medios.

Pero hay otro punto: al aparecer en notas como la publicada hoy por La Nación, muchos de los blogs más citados estamos entrando en otra lógica: la de los medios y agencias de prensa, que necesitan identificar “líderes”. Dicho rápido: los que tienen más audiencia, y pueden publicar textos que lleguen a la mayor cantidad de lectores. Nos integran en un espacio que ya está definido previamente para los periodistas, y comienzan a llegar las invitaciones a eventos y otras cosas. Buscan cooptar tu agenda. No se trata de algo inexorable o “malvado”; es su trabajo.

En el segundo párrafo decía que si algunos habían podido llegar a tener blogs leídos, ustedes también podían hacerlo. Es parte de una lógica propia de los blogs: “soy uno de ustedes, y muchos me leen, justamente, porque soy uno de ustedes”. ¿Pero qué pasa cuando otros actores del mercado comienzan a querer integrarte a sus propias lógicas? En el momento en que comienzas a recibir regalos, invitaciones a viajes y otro tipo de cosas, el discurso de “soy igual a ustedes” comienza a tener serios problemas, porque muchos pueden verlo sólo como una estrategia de legitimar tu posición en el segmento de los blogs.

Sé que algunos me dirán: “¿qué hay de malo en recibir regalos? A mí me encantaría”. En términos absolutos, nada es malo. Pero participar de una lógica por el cual lo único que te destaca es el tamaño de la audiencia es parte de una lógica de los medios y del sistema de agencias de prensa. En la Red, lo que importa es cuánto te citen y comenten, antes que la sola lectura. En ser parte de una red de personas con intereses comunes. No nos integramos con una u otra lógica sólo por amor a algo; hay intereses materiales que participan de ese tema. El punto es hasta dónde la decisión es sólo por lo material, y dónde por razones estratégicas y políticas.

Hay que atender, entonces, a dos lógicas que pertenecen al espacio público: la de los blogs y tus comentaristas, que se construyen como una red de “iguales” -o al menos, de “relativamente iguales”-; por otro, la lógica de los “líderes” de otros segmento de los medios. Es jugar dos juegos al mismo tiempo, y tiene sus riesgos. No me refiero sólo a que los lectores te acusen de “vendido”, o te dejen comentarios agresivos acerca de la porquería que es tu blog o lo feo que es el autor -en mi caso, más que un insulto es sólo una descripción bastante objetiva. No es únicamente el tema de los ataques a tu ego; es el respeto por la idea por la que comenzaste a escribir. En mi caso, porque quería proponer una agenda diferente a la de otros medios que trabajaban el tema viajes.

Esto no es una queja. No pido que se apiaden de mí :P . Es una simple reflexión rápida sobre el estado de las cosas. Me gusta lo que hago. Tengo un espacio personal donde escribir lo que quiero. Gracias a este blog, he conseguido otros trabajos, y hasta algunos ingresos extras para mis compulsivas compras de libros. Lo cual es mucho, si se toma en cuenta que yo esperaba tener 30 lectores al día con estas lecturas políticas sobre el turismo. Pero el tema no se limita a tu audiencia; tendría más visitantes si mantuviera un sitio porno. Un blog personal como éste -temático en tanto habla de viajes, pero personal porque me reservo el derecho a definir la agenda que propongo- no sólo es relevante si lo leen cierta cantidad de personas. También lo es si te permite escribir sobre lo que te interesa, si te ayuda en tu carrera profesional, si te lleva a conocer gente nueva en todo el mundo. Si, al fin, te integra a una red de personas con intereses comunes.

Y sí, escribo largo :P . A los recién llegados, bienvenidos.

Y por si alguien no la había visto, la nota del diario argentino La Nación la pueden ver en este enlace.

Actualización: David Sasaki tradujo el artículo de La Nación al inglés, por si se lo quieren pasar a alguien.

Anuncios