La aerolínea estadounidense Frontier va a la reestructuración, debido a que la empresa que procesa los pagos de las tarjetas de crédito se quedará con un mayor porcentaje de las ventas hechas a través de este sistema. ¿Por qué? Como reaseguro por si la compañía aérea tiene problemas financieros. Como resultado, su disponibilidad de efectivo se reduce de tal manera que no pueden seguir con las operaciones normales. Al final, el precio del petróleo, por el que todos se quejan, no es el único que puede mandar a una empresa a la quiebra… Más en Market Movers, un blog de Condé Nast Portfolio (en inglés).

Anuncios