En los tres últimos años, hemos visto que en la Red han aparecido varias redes comerciales de blogs, algunas de ellas con decenas de diferentes propuestas, y otras más centradas en espacios temáticos determinados -algunas de ellas, por ejemplo, trabajan sólo con el tema viajes, como contaba en una entrada anterior. Y en estos días se ha dado una polémica bastante fuerte por el tema de las remuneraciones de quienes escriben en estas redes, a partir de entradas publicadas en Vida de un Consultor y Denken Uber, y otra de Loogic que originalmente analizaba el cierre sin aviso de Negocios B, un blog de la red Hipertextual. Buena parte de la discusión se centra en como se remunera el trabajo, ya que muchas de estas empresas ya no pagan un monto fijo por entrada, y prefieren abonar un porcentaje de los ingresos por publicidad, que no suele superar el 50%.

Tres años atrás, muchos bloggers que conozco ni remotamente hubieran pensado en escribir para una red de blogs. La respuesta era simple: ¿porqué dividir con otro los ingresos por publicidad, cuando puedo abrir un blog de manera sencilla y quedarme con el 100%? Pero los tiempos han cambiado. Hoy, posicionar un blog nuevo es una tarea muy difícil. Y si dar a conocer tu propuesta antes te tomaba un año al menos de escritura diaria, hoy muy probablemente hay que estar dispuesto a trabajar dos a tres años para lograr que tu blog se consolide y tenga un tráfico decente como para monetizarlo vía publicidad.

Y ahí es cuando muchos comienzan a mirar con más interés a las redes de blogs. Como ellas tienen muchos sitios al mismo tiempo y tráfico ganado en varios nichos, pueden posicionar de manera mucho más rápida una nueva propuesta Lo cual significa que pueden obtener mejores ingresos por publicidad; a la larga, dirán algunos, mejor la mitad de algo que la totalidad de nada -o casi nada. Las redes viven enlazando sus blogs unos a otros, los que les permite ganar relevancia en Google. Algunos lo hacen de una manera más aceptable -citan notas de otros blogs de la misma red y los reescriben un poco- pero no faltan los que hacen correr un script y se referencian sus blogs a partir de palabras clave. Por ejemplo, si en su blog de chismes escriben la palabra “Madrid”, ésta, de manera automática, enlaza a su blog sobre viajes. Se trata, claro, de funcionar como una granja de enlaces, un comportamiento que en teoría Google dice que penaliza. La verdad, por ahora no he visto que este buscador penalice a ciertas redes de blogs que abusan del autoenlace.

Lo cierto es que hoy una red de blogs puede posicionar su producto mucho más rápido que uno independiente. Y, por lo tanto, ganar en tráfico y relevancia. Los que tienen más tiempo en esto resisten un poco mejor, en tanto lograron posicionarse cuando no había tanta competencia, pero tampoco es para creer que esa posición va a durar por siempre.

El énfasis de las redes de blogs por remunerar a partir de un porcentaje de las ganancias tiene otra consecuencia: estimular la producción de entradas cortas y numerosas, que atraigan muchos visitantes desde los buscadores. En ese contexto, lo que sucede es bastante similar a lo que pasa en muchos medios de comunicación, donde hay que llenar los espacios con contenido rápido de generar y que, desde ya, sea económico. De la calidad cada vez se habla menos. Tal vez, no está tan mal que ese espacio quede libre, porque al menos le da un sitio para los blogs independientes que no están obsesionados, en tanto empresa, por dar ganancias. Más de uno se conforma con que su blog le brinde un modesto ingreso extra a fin de mes, y que pueda gastar en libros u otros vicios.

Y me quedan varios temas más para trabajar en entradas futuras. Hace tiempo que tengo ganas de escribir una entrada más global sobre cómo han ido evolucionando los blogs sobre viajes y turismo, en particular en el mercado en español. Ya lograré escribirla :) .

Anuncios