Alguna vez dije en este blog que las gacetillas de prensa no nos sirven de demasiado a los que escribimos blogs. Al no estar atados a obligaciones diarias de cubrir espacios o cumplir sí o sí con anunciantes, por lo general prestamos poca atención a ese tipo de correos electrónicos. Frente a ello, siempre me pareció mucho más útil apelar al contacto personal. O sea, que si te interesa que alguien que escriba un blog te preste atención, lo más recomendable es contactarte con él de manera personal, establecer una relación, saber que es lo que hace. Los mails masivos poco favor le pueden hacer a este tipo de relaciones.

Pero, varios meses después, descubro que esas bonitas frases (“lo importante es contactar de manera personalizada al blogger”) tienen varios problemas. El principal es el tiempo de quien mantiene varios blogs al mismo tiempo. Me ha pasado recientemente. En los casi dos meses que estuve fuera de Argentina, sólo puede contestar únicamente los mails muy importantes, por lo general los que tenían que ver con mis trabajos. Resultado: mi casilla de Gmail se llenó de mensajes de personas que, de manera muy correcta, me contactaban personalmente para contarme de emprendimientos, proyectos e ideas. Ellos estaban haciendo las cosas bien, pero yo no, y era por una simple razón: no soy tan escalable, y mi tiempo comienza a tener límites muy precisos.

Casi dos meses después, todavía estoy en la tarea de terminar de responder los correos que recibí, y en los casos en los que aún tiene sentido, evalúo si es interesante publicar algo sobre esos proyectos. Vaya esta entrada, también, para pedir disculpas por las demoras de mis respuestas. Mi ancho de banda personal se reduce aún más en tiempos de viaje, y después pago eso al volver a casa.

Igual, sigo con lo mismo: mejor contactar personalmente al blogger. Al menos se sentirá obligado, mientras lo recuerde, a contestar en algún momento :P .

Anuncios