Skip to content

Sentidos (no) comunes y viaje

Pocos sentidos son tan engañosos como el sentido común. Como damos por sentado que ciertas cuestiones de la vida diaria son “obvias”, nos desorientamos bastante cuando encontramos que no podemos organizar nuestras conductas cotidianas a partir de esas “obviedades”. Voy a citar sólo dos puntos, relacionados ambos con el transporte público.

En la mayor parte de América Latina, o al menos en la mayor parte de los lugares donde he tenido la suerte de pasar, lo normal es pararse antes de llegar a la parada para descender de un bus. Por ello, lo usual es que, si estamos para subir al micro, veamos que quienes van a bajar ya están delante de la puerta. Por lo tanto, si no vemos a nadie, subimos. Pero ese sentido común no funciona en New York. Allí, las personas suelen pararse para descender recién cuando el transporte se detiene. Se ve mucho en los buses, e incluso en el metro. Los tiempos de detención son bastante más largos que los que se dan en ciudades latinoamericanas. El resultado: si nos abren la puerta, no vemos a nadie, y subimos, es muy probable que alguien se esté preparando para bajar, y lo choquemos a la salida. Obviamente, no quedamos muy bien, y todo por no entender como se organizan ciertos cursos normales de acontecimientos que entendemos organizados con otros sentidos comunes.

Muchas veces, esas diferencias en esas prácticas cotidianas organizadas por el sentido común mueven a comentarios entre graciosos y etnocéntricos. La forma más tradicional de expresar esto es bajo la pregunta “¿Pero cómo puede ser que no tengan XXXXX”? -o “no sepan”, “no se les ocurra”, etc. Las formas de comer, de tomar, de viajar, de organizar reuniones, los horarios, todo cae en ese problema.

En donde se ven muy bien los problemas del sentido común es en los saludos introductorios. Dar la mano o un beso suele ser todo un tema en otro país, en particular cuando no conocemos a nadie allí. En ese momento, esa obvia rutina de todos los días se transforma en una complicada pregunta acerca de la diferencia y el sentido común. Y al estar justo al comienzo de la interacción, el saludo se transforma en un punto clave a la hora de “caer bien”. Y eso incluso en aquellos países que hablan nuestro mismo idioma, o donde al menos manejamos un cierto vocabulario.

No deja de ser interesante que podamos pasar del transporte público a los saludos, y encontrar que la organización de las rutinas cotidianas mediante el “sentido común” atraviese todas esas prácticas.

Anuncios

5 thoughts on “Sentidos (no) comunes y viaje Leave a comment

  1. He viajado varias veces a la zona de washington baltimore a visitar familia y me han llamdo la atención exactamente las diferencias actitudes con respecto a los comportamientos que mencionabas. En el metro, por ejemplo, la gente que va parada no mira hacia la ventanilla, sino que todos se agarran de la manija del asiento y miran hacia el frente, el extremo del coche, y nadie mira a la gente sentada, de esta manera nunca se da el “eye contact”. Y con respecto a los saludos no deja de resultarme chocante cuando llegan los amigos de mis hermanas adolescentes americanas y nunca saludan, ni siquiera con un “hi”. Saludos

  2. Cuando estuve en Londres, cada ves que hacíamos una combinación entre distintas líneas del metro, en las escaleras y pasillos, nos chocábamos constantemente con los pasajeros que circulaban en sentido contrario, hasta que advertimos que los ingleses, caminan igual que como manejan sus automóviles, siempre por la izquierda; al revés que en Buenos Aires.

  3. saludos:

    Nos sucedio en Bs.As., en algunos de los shopping, esperabamos el ascensor, se desocupó y entramos y detrás nuestro una familia con bebe en coche quedaron fuera, al quedar todavía espacio paramos el ascensor, les dijimos que entraran y no quisieron y notamos que estaban molestos con nosotros, !¿plop?!.

    Al no entender que sucedia, volvimos al piso -caminando- a ver que pudiera haber sucedido….la familia con su bebe no estaban…en los bordes del ascensor un letrero decía algo así como: “dar la preferencia a embarazadas, personas con bebes en coche, ancianos…”

    Nos sentimos muy mal, no pudimos pedir disculpas, pero para nosotros no es tan “obvio” tener ese sentido común desarrollado. Mirar quien esta tras nuestro, cuando vamos a pasar, o subir al micro, o metro….en fin

  4. HEY!los estube leyendo y bueno ,estoy bastante desesperada por irme , las cosas a mi alrrededor se desmoronan rapidisimo , a si que pense en irme a algun lado …tengo mochila y carpa..lo unico que no tengo es plata ,bueno unos limitados 100 pesos…pensaba en irme a algunnn lugar carenciado para dar una mano pero no tengo idea …por ahi ustedes conocen algo… no tengo drama en lebantar caca de vaca jaja con tal de irme aunque sean dos semanas .Si saben algo o de alguien que puede saberrrr o algun consejo porfabor! les dejo mi correo [email protected]. Aunque sea un “flaca sos una colgada”
    bsaludos .espero su respuestaQ!

  5. jajaja,otra en problemas , te mando info al mail , alejarse , tomar un respiro es de mucha ayuda en esas situciones .suerte amiga

A %d blogueros les gusta esto: