Skip to content

La cultura de la propina

En Estados Unidos, la propina es un tema realmente interesante. No se limita, como en otras naciones, a restaurantes y alguna actividad más. Alcanza otros ámbitos también, y vale la pena tomar en cuenta el dato a la hora de hacer algunos cálculos. Sobre todo, si vienen de países donde no se deja demasiada propina, o incluso se opta por no dejar nada -en buena parte de América Latina no se deja mucho más allá del 3 al 5% de la cuenta de un restaurante, con suerte.

Arranquemos por el lado obvio: restaurantes. La propina “típica” es del 15%. Y digo lo de “típica” porque es absolutamente común ver a los comensales en los restaurantes con la cuenta en sus manos y calculando el monto a dejar como propina. Pero, y esto es importante, en muchos restaurantes los mozos esperan un poco más: al menos un 20%. No se sorprendan si, a pesar de dejar el dinero de propina apropiado, igual no los saludan con muy buena onda. Es muy probable que algunos restaurantes les carguen la propina directamente en la cuenta. Por ejemplo, el Applebees de Times Square nos sumó el 17% en concepto de “gratuity”, aunque se aclaraba que no estábamos obligado a pagarlo -diferente al caso de países como Brasil, donde en muchas ciudades el 10% de propina al mozo viene en la cuenta, sin más. Supongo que para quitarlo de la cuenta había que llamar al mozo y pedir una nueva adición sin el gratuity, lo cual equivalía, me parece, a colocarse un cartel de tacaño :P . Pero fue una experiencia aislada, y no recuerdo otro lugar que hicieran lo mismo. Ojo: no digo que el 100% de las personas dejen el 15% de las propinas, pero lo hace la enorme mayoría. Igual, no es una obligación ni deben andar con una calculadora encima tampoco.

Ahora bien: las propinas se extienden a otros ámbitos. Los taxistas también esperan su “gratuity”. Para ser sincero, no sé cuál es el porcentaje que se estila aquí, porque no tomamos un sólo taxi en toda la estadía en New York -el metro bastó para moverse con comodidad. Pero recuerden que el taxista espera algo de propina -lo aclaro sobre todo para aquellos que viven en países donde normalmente no se deja propina en los taxis, como en Argentina. Y como el viaje no es nada barato, dejar de 3 a 5 dólares es visto como normal.

Los repartidores de comida -el famoso delivery- también esperan su propina. No son las dos monedas del cambio; es un poco más, como dos dólares o un porcentaje que va del 5 al 10% del costo del envío. Si se les ocurre pedir comida desde algún lugar, calculen eso en el costo.

Otros profesionales que esperan propina son los peluqueros, o cualquier persona que los atienda en una peluquería; lo usual en estos casos es de un 10 al 15%. También los que lavan el auto en un local especializado. El que trae el diario también recibe propinas, pero usualmente no es mucho. Quienes te sirven la cerveza en el bar, también, aunque en este caso con un dólar por cerveza la cuestión se arregla.

Pero una de las mejores expresiones de la “cultura de la propina” es el “tip jar”; o sea, un recipiente colocado delante de la caja, donde se puede dejar algún billete o moneda para los empleados. Se los puede ver en muchos lugares, como Starbucks o las cadenas de fast food. Es interesante porque se trata de sitios de auto servicio; tomamos nuestra comida y la llevamos a la mesa, sin que haya más atención. Pero si les parece que les hicieron un buen café o la cajera los atiende de buena manera, no está mal dejar algo -en ese tipo de lugares a veces, en vez de dirigirte la palabra, los cajeros te gruñen :P.

Y se van a sorprender de la cantidad de sitios donde encontrarán sugerencias sobre dejar propina. En Washington, por ejemplo, tomábamos un shuttle gratuito que nos llevaba del hotel a la estación más cercana del metro. Y justo encima del conductor, estaba este cartel:

Tip

Así que vayan prevenidos :)

Anuncios

15 thoughts on “La cultura de la propina Leave a comment

  1. Yo en españa uso la propina como premio. Si me atienden bien dejo, si no, pues no! Por eso no me hace gracia que sea obligatoria y venga incluida en la factura. En españa normalmente dejamos el cambio en monedas, usualmente inferior a 5 euros.

  2. En España existía por ley lo que se llamaba tronco o porcentaje de personal en el sector de la hostelería, aunque esa obligación desapareció oficialmente en 1996. En los casinos de juego aún se da el concepto salarial de tronco de propinas, un fondo común de propinas recaudadas, que se reparte entre el personal por un lado, y la empresa, por otro, según el convenio colectivo correspondiente. Lo que no sé es cuánta propina hay que dejar en esos sitios. Por lo demás, tanto en restauración como en alojamiento, el montante de la propina es discrecional. En los bares suele haber un bote, que es una especie de “tip jar” pero que normalmente no esta al alcance del cliente. Es habitual que cuando te van a dar las vueltas, le digas al camarero: No, déjelo para el bote. Para otros servicios, como los taxis, dar propina o no es optativo.

  3. en estos dias en la industria hotelera, mas bien algunos sectores dentro de los empresarios estan optando por estudiar quitar de las cuentas las propinas esto para abaratar costos. pero por otro lado tambien xisten paquetes turisticos que incluyen todo. sobre todo en el caribe por el precio de un paquete te ofrecen una multiplicidad de cosas incluyendo la propina, esto la verdad es dificil de analizar a corto plazo pues se trata mas bien de una cultura es decir si yo me siento bien atendido recompenso ese servicio pero, por otro lado tambien seria bueno que esta persona tubiese un salario base adecuado al mercado para dar este servicio en forma general excelente

  4. Yo también escribo desde España, y para los españoles es muy molesto esto de las propinas obligatorias cuando viajamos a otros paises. Es muy común que nos traten en muchos sitios de tacaños y nos den peor servicio que a viajeros de otras nacionalidades como los estadounidenses. Esto es debido a que en nuestro pais, la propina es usada como un premio. Si un camarero nos ha tratado muy bien (y digo muy, porque el que nos trate bien se presupone), que dediquen unos minutos a recomendarte algo, que la comida sea muy buena, etc. Entonces dejamos propina, pero nunca llega al 15% excepto en el caso de sitios más lujosos. No entendemos tener que dar el 15% mínimo de propina porque ya estamos pagando por el servicio cuando pagamos la comida, asi que es molesto este cargo adicional con el que la mayoría de las veces no hemos contado. Además de que es obligatorio independientemente del trato recibido, ¿por qué hay que dejar una propina si nos tratan mal o la comida ha sido pésima?

  5. Creo que las propinas tienen un doble standard, por un lado son una recompensa a la buena atención (visto desde el cliente) y por el otro tercerización de costos (visto desde el patrón). Es muy común en algunos items de la actividad turística, supongo que tambien en las conexas, ofrecer pagas casi simbólicas, a cambio de posibles buenas comisiones o propinas, que además son nominadas en monedas extranjeras. Esto tiene consecuencias nefastas sobre la pretendida y pregonada profesionalización de los servicios turísticos. Los guías la mayoría de las veces ceden en este aspecto a cambio de ganancias rápidas, convirtiéndose de difusores culturales en comisionistas por ventas de bagatelas varias. Tal vez estoy pasando del tema de las propinas a las comisiones, pero en definitiva es otra forma de negrear ingresos, evadir pagos de cargas sociales y producir el ingreso de masas de nuevos trabajadores (siempre se dice que el turismo está creando gran cantidad de empleos) que toman estas pautas como dadas. En el caso de los guías de turismo, además de estar pendientes sobremanera de las propinas o comisiones, en la mayoría de los casos son cuentapropistas que no pueden dejar de trabajar porque no cuentan con ningún tipo de cobertura que no sea la propia. Se que me excedo del tema, pero trato de expresar que las propinas en paises con mercados laborales inestables (por decirlo elegantemente) como el nuestro, deben analizarse incorporando este punto de vista.

  6. Roberto, en el caso del mercado laboral del turismo, estoy de acuerdo que el tema de las propinas muchas veces encubre una pésima paga y la posibilidad, por parte del empleador, de evadir cargas laborales. También pasa lo mismo en el mercado de la gastronomía. Y creo que el tema de propinas y comisiones termina muy vinculado; es notable el empobrecimiento de ciertos tours, donde hay más interés por llevarte a comprar a ciertos lugares que por hacerte conocer el lugar.

    Almudena, lo que planteas es parte de las diferentes formas de “retribuir” la tarea de un tercero. Asumirlo como obligación o entenderlo como premio es una diferencia significativa. Claro que eso no le importa demasiado a los mozos, que siempre privilegiaran a aquellos turistas que, asumen, les dejarán más propina -a veces, con menos esfuerzo a la hora de la tarea.

    Hay países, por cierto, donde el tema de las propinas no está demasiado bien visto. Por lo que me han explicado, en Japón, por ejemplo, no se dejan propinas, en tanto se asume que quien desarrolla la tarea de atenderte está razonablemente bien pago. Ojalá pudiéramos decir lo mismo en nuestros países…

  7. Y una pregunta… en argentina si dejas propina en un taxi esta mal visto? o simplemente que no se suele hacer?

  8. Zordor, por lo general, lo que se deja es el cambio, y sólo si quieres. Pero no está mal visto, y seguramente a los taxistas locales les debe encantar que algún turista extranjero les deje una propina. La mayoría de ellos trabaja por un sistema por el cual “alquilan” el taxi. Su ganancia es lo que saquen por encima de ese alquiler diario. Por lo tanto, si les dejaran propina llegarían más rápido a ese número.

  9. Solo quería agregar que en USA si el grupo es mayor a 6 el tip del 15/20% lo incluyen directamen en el ticket a pagar. Pero incluso en ese caso no es obligatorio, despues de una pésima atención solicitamos que quitaran el tip del ticket y lo hicieron sin hacer mala cara.

  10. En el caso de Applebee’s, la propina del 17% es incluido en grupos de más de cuatro, o después de cierta hora. En el ticket se aclara que no es obligatorio pagarlo.

  11. Yo por norma general estoy en contra de las propinas. En un trabajo se sobre entiende que tengo que hacer bien mi trabajo.

    Otra cosa es como en USA en dónde los camareros viven de las propinas, así que aunque no me gusta el sistema, lo más lógico es dejar propina.

  12. En Argentina es habitual dejar un 10% de propina en bares y restaurantes. Nadie te mirará con mala cara si no dejas un centavo, pero no deberías hacerlo por una cuestión de respeto al prójimo. Probablemente ese mozo te atendió con amabilidad, se esmeró en el servicio, corrió de la cocina a tu mesa, transpiró como un desgraciado para que te lleguen los platos calientes y se pasó 12 horas parado para atender a las necesidades de tu mesa y la de los otros. Dejar un 10 o un 15% es una forma de agradecerle todo el esfuerzo que hizo para atenderte. No dejarle nada me parece un acto vil y vergonzoso.

  13. Juan Carlos, estoy de acuerdo que si te atienden bien dejes una propina del 10%, al menos cercana a ella. Por desgracia, por lo general eso no pasa en Argentina, y he visto en muchos lugares como, a pesar de buena atención, hay comensales que dejan menos de un peso cuando la cuenta total está por encima de los 60 pesos.

  14. en los cines d empresas nacionales no nos olvidemos q el acomodador tambien hay q dejarle propina cuando t entrega el programa y t acompaña. en lso cines yankis los dueños a los pobre pibes les paga poco y no le permiten agarrar propina o sino los hecha

A %d blogueros les gusta esto: