Uno de los principales problemas, cuando tomamos fotos en un lugar con mucho viento, poca luz y falta de un buen apoyo, es que las imágenes suelen salir movidas. Desde ya, esto nos obliga a hacer una foto varias veces hasta que tenemos un resultado decente. Pero si a eso le sumamos que el lugar está lleno de gente y nos empujan todo el tiempo, las cosas pueden ponerse peores. O más divertidas. El hecho: cuando estaba por tomar una foto desde la cima del Empire State, alguien me empujó el codo, y el resultado fue una imagen movida, claro, pero con unas particulares rayas de colores en una de las esquinas. El efecto era al menos simpático, y me dediqué un rato a ver que se podía obtener de un métoso simple: apuntar hacia los miles de edificios iluminados de New York, y mover la cámara. El primer resultado:

Pollockeadas

Apenas vi la imagen, me recordó de inmediato a las líneas de las pinturas de Jackson Pollock. El resultado era, entonces, una “pollockeada”. Pero me faltaba un poco de caos, y líneas curvas, y comencé a ver que se podía conseguir si modificaba la exposición a la luz, además de cambiar la forma de mover la cámara.

Segundo resultado:

Pollockeadas 3

Y tercer resultado:

Pollockeadas 4

Desde ya, no es necesario subir al Empire State para obtener imágenes de este tipo; sólo apuntar hacia lugares iluminados con luces de muchos colores.

Y bueno, siempre fui horrible en manualidades y arte; al menos, ahora las formas abstractas las “dibujo” con la cámara.

Anuncios