Una de las historias más extrañas del verano en Argentina: un joven se duerme en una playa de Villa Gesell, en el sur de la provincia de Buenos Aires. El sereno que cuida esa zona lo ve dormido y lo orina. El joven se despierta meado, y mata al sereno a golpes. La historia, ahora, es un disparador de comentarios ubicados y desubicados y todo tipo de interpretaciones de los lectores de La Nación. Más en este enlace.

Anuncios