Una de las características de muchos restaurantes en Estados Unidos es que sirven mucha comida. Un exceso de comida, diría. Si bien esto no sucede en los lugares más caros, si concurren a algún establecimiento más bien familiar o de los suburbios, pueden encontrarse delante de enorme sandwiches o porciones. Hoy, por ejemplo, fuimos a comer al mediodía a un lugar de Red Bank llamado “Broadway Diner”, y que es un lugar que mantiene el aspecto de un sitio que asociaríamos a un restaurante de los años 50: largo, con exterior metalizado tipo aluminio y boxes con tapizado de colores -al final de la entrada publico una entrada del interior del lugar. Pedimos dos sandwiches que venían acompañados de papas fritas y aros de cebolla. En mi caso, elegí uno de pastrami, que me gusta mucho. Bien, debajo está la imagen de la mitad del sandwich, para que vean su tamaño:

Pastrami
Estaba delicioso, pero no pude terminarlo; comí la mitad, y la otra la llevamos a la casa -y creo que será mi cena en un rato. No es la primera vez que encontramos algo así; hace unos días, comimos en un lugar llamado “Turning Point”, más bien familiar, en un centro comercial en Monmouth, New Jersey, y nos pasó lo mismo: los sandwiches eran enormes -en ese caso, era de jamón, queso y pavita (turkey). En ambos casos, estaban bien preparados, eran frescos y daban ganas de comerlos. Pero a la vez, era un tanto intimidante ver semejante cantidad de comida en un plato. Es un poco excesivo a la manera de muchos productos que se pueden encontrar en los supermercados, tema del que ya hablé un poco en “Lo flojo, lo vago y lo productivo”. Con semejantes porciones, se puede hipotetizar una de las razones del tema de la obesidad -digo “una de las razones” porque el tema del sedentarismo también es central.

Este tipo de cosas se ven más en los suburbios, pero no tanto en New York; allí, los sandwiches que hemos visto ahora son más pequeños, con menos fiambre, y por lo general suelen ser más caros. De todos modos, seguramente hay lugares donde los preparan de esta manera.

Broadway Diner
Los precios, por tratarse de lugares más bien “familiares”, no son altos para el estándar de Estados Unidos Unidos, y la bebida y la comida te puede costar de 12 a 15 dólares con propina incluida -aquí se acostumbra a dejar el 15%. Desde ya, son valores más altos que la mayor parte de América Latina.

Anuncios