Skip to content

Transporte publico y experiencia de viaje en New Jersey

El tren llega a Red Bank

Hay versión actualizada a 2014: Transporte público y viaje en New Jersey, version 2014

Como ya conté en entradas anteriores, por el resto de este mes estaré en Red Bank, New Jersey, a algo más de una hora de New York. Es una experiencia interesante, porque paso de la locura metropolitana de la ciudad a la pacífica estadía en los suburbios con sólo tomar un tren en Penn Station. Viajar de esta manera me ha obligado a adquirir ciertos saberes de los habitantes locales, como guardar los folletos con los horarios del tren, saber cuales son las horas pico, como ubicarme mejor en la estación para ascender lo más rápido posible al tren, entre otras cosas. Y además, buscar saber cuáles son las líneas de buses que circulan por la zona. No es la experiencia típica del turista. No digo que sea ni mejor ni peor, simplemente que he tenido que ir más allá de conocer solamente el metro de New York, un tema que desde ya merece otra entrada.Que el transporte público en Estados Unidos no es nada bueno, no es ninguna novedad. New York es una de las pocas excepciones a la regla, gracias a una muy extensa red de subtes y buses, a lo que hay que sumar las muchas dificultades y lo caro que es estacionar -por lo que vi, los precios para dejar tu auto van de los 7 a 10 dólares por hora, y probablemente en algunas zonas sea aún más caro. Pero en los suburbios, como New Jersey, el transporte público es más bien paupérrimo, en particular los buses, que pasan cada media hora y luego de las seis de la tarde, cada una hora. Esto es el reino del automóvil, simplemente.

Interior del tren de New Jersey Transit
Y no es nada barato usar el transporte público. Ir desde Red Bank hasta Penn Station, en pleno Manhattan, cuesta 20 dólares ida y vuelta (ouch!) por un viaje de unos 80 minutos. Los trenes están bien, pero tampoco son el Shinkansen :P . De hecho, ya nos quedamos varados una hora en el regreso por problemas eléctricos, y hemos visto demoras en algunas líneas. Descubrimos hace poco que podíamos bajar en Newark y tomar el Path, que es el metro versión New Jersey, hacia New York, pero aún no testeamos esa posibilidad. Ya veremos. En los horarios pico no es posible sacar boleto roundtrip, por eso es importante averiguar previamente del tema. Incluso en los horarios más demandados, es muy raro ver gente de pie en los trenes, aunque si no es nada raro que casi todos los asientos se encuentren ocupados. Las formaciones pertenecen al estado de New Jersey bajo el nombre de New Jersey Transit -no es Amtrak, esos son los trenes de larga distancia. Algo interesante: al lado de las estaciones de tren hay grandes estacionamientos; las personas pueden dejar allí sus vehículos y seguir en tren a New York.

Suburbios de Red Bank
Los buses, por su parte, son propiedad del Estado, como en la mayor parte de Estados Unidos. Al menos en esta zona, hay pocos recorridos, y el boleto arranca en 1,65 dólares, aunque las secciones son bastante cortas, y lo más probable es que por un viaje de unos 20 minutos pagues 2,15 dólares o algo más. Los buses son usados sobre todo por los inmigrantes que no tienen registro de conducir; de hecho, en los dos viajes que hice casi todo el mundo hablaba en español con acento mexicano. El trayecto del bus termina en la estación de red Bank, que desde hace varios años concentra una importante población de inmigrantes mexicanos -ya hablaré del tema más adelante. También hay muchas personas de raza negra que viajan allí. Aunque por lo general el bus no va demasiado lleno. Detrás del conducto había un cartel que contaba que una de las líneas de micros tendría frecuencias más espaciadas y que dejaría de llegar a ciertas zonas por “falta de gente que suba a los buses”. Al igual que en otros lugares de este país, al bus hay que subir con el cambio justo, y no te dan ticket.Las calles son probablemente la mejor muestra de que este es el reino del automóvil: simplemente no están preparadas para caminar. Incluso para desplazarnos hasta la estación de tren de Red Bank, a unas ocho cuadras, hay que pasar por varios cruces por donde hay que esperar un buen rato a que dejen de pasar automóviles que vienen a buena velocidad. Lo obvio aquí es salir de la casa y subir al automóvil, y listo. Pero viajar en el transporte público te da otra mirada sobre la zona, y te permite orientarte de otra manera. Es parte de una experiencia de viaje diferente, en particular en una zona donde el auto es simplemente lo que se toma por dado, y es importante para quienes nos gusta viajar. Obviamente, alquilar un auto es mucho más práctico, sobre todo si deben quedarse en los suburbios. Pero se van a perder algunas cosas importantes.

Estación de tren de Red Bank

Anuncios

4 thoughts on “Transporte publico y experiencia de viaje en New Jersey Leave a comment

  1. A riesgo ya de parecer molesto, ¿puedo contar mi experiencia en el tema y agregar un par de cositas?, si no corresponde por acá, borrá y todo bien.

    Está muy buena y completa la descripción de los servicios de buses y trenes. Yo le agregaría un par de datos del servicio en general en eeuu:

    Al menos donde estuve viviendo yo (Bountiful, Salt Lake, Utah) el servicio de buses urbanos (colectivos) era bastante bueno. El precio, si mal no recuerdo era el mismo (1.65) y existía la posibilidad de comprar un pase de viajes ilimitados por mes calendario por alrededor de 50 dólares. De hecho la mayoría de los pasajeros lo tenía. En casi todas las oficinas públicas y también en shoppings había stands de la compañia (UTA, Utah Transit Authority… no estoy seguro, pero pienso que pertenece al estado, perdón por no saber esto), de manera gratuita se podían retirar unos folletos con los recorridos de cada línea, las paradas y los horarios en lo que el colectivo pasaba por cada una de ellas. Lo más increible de todo es que el folleto decía que el bondi pasaba por tal esquina a las 11.43, y a las 11.43 lo tenías ahí. Créase o no, lo pude comprobar varias veces. Tenían una precisión que no encontré en ningún otro lugar del mundo, ni siquiera en Londres.

    El principal problema son las rutas que hacen. No suelen alejarse de grandes avenidas y zonas céntricas. En mi caso muchas veces amigos me han venido a buscar en auto a la parada porque donde yo vivía, tenía casi 20 cuadras mínimo hasta la más cercana.

    EEUU es sin duda el reino del automóvil y los suburbios (y también muchos centros de ciudades) están diseñados exclusivamente para circular motorizados (no hay veredas para caminar!!!): de casa al auto, del auto al trabajo/shopping y así.
    Entonces cuando uno toma uno de estos buses es muy notorio e imposible de pasar por alto el público que utiliza el servicio: inmigrantes; menores de 16; mayores de 70; pobres. Es muy fácil subir a uno y encontrarse con el típico redneck gorrita-ropa sucia-desalineado-barba colorada, grupitos de adolescentes góticos o de alguna otra tribu urbana alternativa, una que otra señora mayor, parejas de inmigrantes con un par de hijos y bolsas de supermercado, etc…

    Y algo para mencionar también son los taxis. Olvidate de salir a la calle y parar uno. Podés llegar a morir congelado en una esquina esperando uno. Y no digo en una esquina de un barrio residencial, sino que el centro del pueblo. En los suburbios, el taxi no existe. Sólo se lo llama por teléfono y son carísimos (no sólo para turistas, sino para locales también).

    Ahora, estando en el centro de la ciudad grande, sí, la cosa es distinta. El sistema de transporte público en San Francisco es más parecido al de Buenos Aires (bueno, de hecho San Francisco es una ciudad amiga de los peatones): muchas líneas, muchos recorridos, el BART (que es un subte de alta velocidad que cruza de SF a Oakland por debajo de la bahía) es barato y eficiente, están los famosos tranvías, etc, etc. Claro que esta comparación es más para cuando se hable del transporte en NYC, pero bueno, vale la pena mencionarlo porte al igual que NYC, el transporte público en SF lo utilizan por igual ricos y pobres.

    También tuve la posibilidad de tomarme uno de larga distancia, los típicos micros de la Greyhound, y ahí es cuando uno se da cuenta que sí existen las clases sociales en eeuu, y no hablo de las medias y altas, sino de medias y bajas. En eeuu viaja en micro quien es pobre. Para trayectos de mediana distancia (500 km x ej) el tren (AmTrak) cuesta casi lo mismo que tomarse un avión. Entonces la Greyhound es la única opción para los que no tienen auto. Y como casi todas las cosas para los pobres en eeuu, el servicio es de lo peor. En principio las estaciones siempre quedan en el peor lugar de cada ciudad. Alejados de zonas céntricas/turísticas, en lugares casi abandonados, sucios, feos. Por dentro, no sólo te tratan medio mal, sino que te da la sensación de estar en una estación cualquiera del tercer mundo: baños sucios, asientos rotos, gente durmiendo en bancos, etc. Y los micros no son para nada cómodos, no tienen baño, no te dan un refrigerio, ni nada. El micro más barato buenos aires – mar del plata es un lujo comparado con la Greyhound (que no tiene diferentes clases de servicios en cuanto a comodidad). Para tener una idea, poca gente de la que utiliza estos micros viaja con maletas o bolsos, sino que llevan sus pertenencias en bolsas de consorcio o similares. Ah, y para en casi todas las ciudades, lo que hace un viaje de 500 km en algo insoportable…

  2. El comentario de Ro agrega varias cosas útiles que tal vez soslayé en la entrada:

    1) Los buses son puntuales y tienen una tabla de horarios. Aunque en nuestro caso, pueden tener demoras de cinco y hasta diez minutos. Nada para enloquecer, y están en muy buen estado.

    2) Efectivamente, hay zonas de los suburbios de New Jersey donde no hay veredas, o donde cruzar la calle es muy complicado cuando se va a pie. Todo está preparado para que crucen autos, pero no personas. En las zonas más urbanas esto no pasa. Y desde ya, en New York tampoco, ya que allí todo es mucho más amigable para el peatón.

    3) Se pueden comprar boletos mensuales y semanales en casi cualquier transporte, y obtener así una interesante rebaja.

    4) No viajé en micros de larga distancia aún. Pero la semana que viene voy a Washington en bus y después lo comento.

A %d blogueros les gusta esto: