En Times Square hay un enorme local de M&M, con dos pisos llenos de cosas. La primera pregunta, hecha desde fuera, es simple: ¿con qué se puede llenar semejante espacio? ¿Con chocolates con cubierta de colores? Por supuesto, eso no alcanza. De hecho, los chocolates apenas si ocupan espacio en dos paredes, una en la planta baja, y otra en el primer piso. Todo el resto es la extensión de la marca M&M y sus personajes a cuanta cosa se le ocurra: remeras, dispensers de caramelos, llaveros, gorras, platos, cubiertos, adornos, lapiceras, balones de béisbol…

La Libertad
Parte del chiste es más o menos obvio: es usar a las figuras que identifican la marca, y relacionarlas con emblemas popularizados por los medios o que son parte de la historia, en este caso, de la ciudad de New York, como en el caso de la Estatua de la Libertad que ven arriba. O un Tony Manera achocolatado, como pueden ver debajo de este párrafo:

Fiebre
Por cierto, tanto la Estatua de la Libertad como Tony Manero son de un tamaño realmente impactante, de cerca de tres metros cada figura. Como para que vean como vienen las cosas en este local…

Pero a medida que recorremos el local, que es una explosión de colorido en extremo, cada vez estamos más abrumados con una simple pregunta: ¿hasta dónde se puede forzar una idea, una representación corporativa, un logotipo? Todo dentro del local de M&M de Times Square es color, color, y más color, hasta que te duele la cabeza y ya odias a esos bichos redondos de colores. Al principio, todos esos tubos de colores llenos de chocolates te tientan; pero al final, dan ganas de salir corriendo. Sé que pensarán que el local, en realidad, apunta a los niños. Pero la mayor parte de los productos claramente están destinados a adultos, como platos, lapiceras o relojes de pared. Es una explosión de consumo que opera por el exceso; al final, del chocolate ya te has olvidado, y los M&M han logrado expandirse a casi cualquier producto que se te ocurra. Desde ya, esto no es una casualidad; es una clara estrategia de marketing. Creo que mejor comprar los M&M en el kiosko nomás, sin tanto bombardeo…

Colores

Anuncios