En un intercambio de correos electrónicos hace un par de días con Tony Gálvez, apareció un tema interesante: ¿se puede escribir sobre un destino cuando no se lo ha visitado? Se me ocurren dos respuestas, desde dos prácticas / saberes diferentes.

Desde el punto de vista del viajero, la respuesta es NO. Es imposible dar cuenta de la experiencia de visitar un lugar en tanto, justamente, no se lo ha visitado. Incluso si chequéaramos muchas fuentes, no podríamos reconstruir la relación del viajero con el destino, con sus habitantes, con sus comidas, sus alojamientos.

Desde el punto de vista del periodista, la respuesta es SÍ. Es que, en tanto periodista, es absolutamente normal escribir sobre lugares que no hemos visitado. Aquí se impone una rutina productiva por la cual lo relevante es cubrir los espacios asignados para la publicación. Que el periodista haya visitado o no el destino es algo accesorio. Lo relevante es completar el espacio asignado de publicación.

El tema de visitar o no el destino en cuestión surgió a partir de un tema puntual: la creciente aparición de blogs profesionales, en donde quien escribe una entrada no ha visitado el lugar, y reconstruye un relato sobre ese destino a partir de otras fuentes, por lo general accesibles en Internet. Reproducen, en este sentido, la rutina del periodista, que tiene una obligación profesional. Frente a ello, la idea de que los blogs recuperan la experiencia del viajero se debilita un tanto. Tal vez sea hora de repensar el lugar de los blogs sobre viajes y turismo, y analizar como se vinculan experiencias, una voz propia y la participación del usuario.

¿Y ustedes que opinan? Desde ya, pueden dejar su punto de vista en el formulario para comentarios.

Anuncios