En una vieja entrada, sostenía que el gran aporte que los blogs sobre viajes y turismo le habían dado a la Red era la recuperación de la experiencia del viajero. Lejos del abuso de adjetivos de la prensa especializada, los blogs le servían al lector para que pudiera crear su propia experiencia de viaje. Desde el momento de planificar el recorrido hasta la experiencia del destino, con pasos previos por temas centrales, como los precios de pasajes y hoteles, estado de rutas y otras temas.

Ya es tiempo de repensar el tema de la experiencia. Por una razón simple: crear contenidos para un blog, con base en la experiencia de viaje, es caro. Digo, tendríamos que viajar todo el tiempo, y eso no se puede sostener económicamente con los recursos publicitarios que hay hoy en día. De hecho, si revisamos muchos blogs sobre viajes y turismo, incluido éste, veremos que muchas entradas tratan sobre noticias, notas de color, tendencias, y referencias a otros blogs. ¿Cuál es entonces la característica que diferencia a los blogs de los medios entonces?

A esta altura, creo que al tema de la experiencia de viaje, que ocupa una parte de nuestra agenda, hay que sumarle el hecho de que creamos una voz propia. O sea, que nuestros lectores saben que esperar de nuestro blog sobre ciertos temas. O sea, posiciones sobre política, negocios, maneras de encarar el blog y su relación con la publicidad, formas de promover la participación, de seleccionar los temas a publicar. Y a eso hay que sumarle un tercer punto: promover la participación de tus lectores, que ya no son sólo lectores, en tanto también producen sus propias blogs, escriben en foros, aportan comentarios y puntos de vista, llevan adelante estrategias para sus propios emprendimientos en el campo del turismo. Nuestro blog necesita de esa comunidad, que amplía nuestra entradas, agrega información nueva, suma preguntas sobre el tema, corrige errores y critica nuestros puntos de vista -desde ya, me refiero siempre a aquellos lectores con ganas de colaborar con nuestro trabajo.

Entonces: experiencia de viaje + voz propia + participación de los usuarios.

Ahora bien: como dije antes, producir contenido de viajes es caro. Incluso cuando las notas basadas en viajes no sean muchas, mantener una red de muchos blogs sobre viajes implica tener un alto presupuesto destinado a viajar, a tener equipamiento para tomar fotos, filmar videos, grabar audio, y finalmente para pagar a quien escriba sobre ello. En Internet estos costos suelen bajarse a través de prácticas no muy buenas, y que van desde vivir citando otros blogs hasta la copia de manera directa, o la apropiación de fotos de terceros sin contar con derechos, etc.

¿A que viene esta larga introducción? A establecer un marco para pensar el surgimiento en los últimos meses de redes de blogs sobre viajes y turismo. En español se pueden listar al menos tres:

ViajeRed: 9 blogs segmentados por regiones geográficas, a lo que hay que agregar un foro, una comunidad social, un sitio corporativo y un ránking de blogs sobre viajes y turismo. No me queda muy clara la relación con la red BlogsFarm, pero hay muchos enlaces entre ViajeRed y ellos, y varios nombres coinciden.
Bajo Coste: 37 blogs, clasificados por países en su mayor parte.

Mi idea, entonces, es analizar la propuesta de estas redes de blogs a partir de lo que marqué en la introducción, algo que podríamos resumir en tres preguntas:

1) ¿Cuánto aportan a la experiencia del viajero? ¿Le permiten planificar su propio viaje o al menos parte de él a partir de las entradas publicadas?

2) ¿Son blogs con una voz propia, con posiciones claras sobre el mercado de turismo? O sea, ¿podemos tener un cierto horizonte de expectativas sobre ellos?

3) ¿Cuánto participan los usuarios en estos blogs?

La idea de la entrada, entonces, es analizar las propuestas a partir de su calidad, para comenzar a pensar cuán útiles son para quienes somos viajeros. Para evaluar, opté por elegir un blog de cada red, en tanto no tengo tiempo de analizarlos a todos. Tomé dos: Blog de Perú, de Bajo Coste, y ViajeSudamérica, de ViajeRed. La elección de esos dos blogs se da por un tema simple: se trata de los destinos que más conozco, y que más he abordado en este blog a lo largo de sus 50 meses de vida.

Arranquemos con Blog de Perú, que comenzó en octubre de 2007. Las entradas son realmente muy breves; la mayor parte de ellas tiene sólo dos párrafos. En la primera de ellas, en sólo dos párrafos, se habla de Aguas Calientes y se dan muy pocos datos sobre el lugar; referencias muy genéricas a que “hay muchos alojamientos”, y un único precio: 15 dólares para subir, en micro, a Machu Picchu. Otra entrada sobre las líneas de Nasca apenas tiene una línea, con dos fotos y un video. Se dice que lo mejor es volar sobre ellas en avión, pero no se dan precios, ni desde donde ir, ni cuántas horas de micro hay, por ejemplo, desde Lima. Luego siguen entradas muy genéricas sobre Machu Picchu, lugares para ir a hacer surf -esa es un poco más extensa y de mejor calidad que otras- y el mercado de Lima.

Uno de los temas centrales de este blog es como llevarlo adelante sin tener grandes gastos. Y allí creo que el Blog de Perú usa estrategias no muy buenas. Por ejemplo, publican una receta de ceviche igual a una publicada por Yahoo! Answers, pero sin enlazar esa página -la publicación en Yahoo! tiene más de un año, aclaro. En la entrada sobre Aguas Calientes, toman fotos de Flickr que tienen copyright y no enlazan el original -es obligatorio en Flickr colocar un enlace a la página de fotos:

La foto original la pueden ver en este enlace. NOTA: me han hecho notar que no se trata de la misma foto, y efectivamente he comprobado que es así, y que ha sido una confusión. Pido disculpas por esta parte, pero el resto de los datos de la entrada siguen allí en tanto son chequeables y/o opinables. 

Nadie acusa aquí a la gente de Bajo Coste de mala fe, pero es evidente que necesitan un editor que supervise:
a) la calidad de los textos.
b) que supervise que se publiquen fotos de Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution, y que la foto enlace claramente el original en Flickr. Este sitio de fotos tiene más de seis millones de imágenes en esa condición, no es necesario saltarse las normas para tener buenas ilustraciones. Mis fotos en Flickr, por ejemplo, son Creative Commons Attribution. Basta con que enlacen a la foto para poder usarlas, nada más.
c) que no se corte y pegue textos de otros lados sin su correspondiente acreditación. Nada complicado, se trata de tomar partes del texto y pegar en Google para ver si ha sido copiado
d) que las entradas contengan información interesante y útil, y que no sean casi un trámite.

En cuanto al tema de la comunidad, las entradas del blog casi no cuentan con comentarios por parte de los lectores.

Pasemos ahora a ViajeSudamérica. En este caso, tenemos entradas más extensas y mejor redactadas, pero con datos bastante generales. Y si bien al blog le falta más personalidad -o sea, no tiene “voces” claramente identificables con sólo leer el texto- hay que reconocer que hay mucha más atención en la redacción, y que las entradas son más extensas y tienen el cuidado de agregar enlaces para seguir con la lectura y la búsqueda de la información. No se actualiza tan a menudo como Bajo Coste; de hecho, no hay entradas nuevas después del 27 de noviembre, mes en el que publicaron 8 textos -uno de ellos sobre el lanzamiento de su comunidad social de viajes, y de la que hablamos en este blog. Cometen un error similar al de Bajo Coste: tomar fotos de Flickr y no las enlazan a su página de origina, como puede leerse en las condiciones de uso de ese sitio en el apartado “Coloca un enlace a Flickr cuando publiques tus fotos en otro lugar”. Usan las fotos, pero no enlazan, y francamente no hay necesidad de hacer ello si usan imágenes bajo Creative Commons Attribution. Hay varias personas que firman en el blog, pero no hay una página que cuente quienes son, ni a que se dedican, o qué intereses tienen. Como punto destacable, hay que reconocer que hay bastante cuidado con el tema diseño. Tienen pocos comentarios por entrada, pero al menos éstos existen.

Entonces, si volvemos al punto de entrada, hay varias cosas que marcar:

1) ¿Contribuyen a la experiencia del viajero? En el caso de Bajo Coste, las entradas son breves y generales, y no tienen mayores datos útiles que nos sirvan para diseñar nuestra experiencia de viajeros. En todo caso, sus entradas son más disparadores para seguir buscando datos en otros lados. En el caso de ViajeSudamérica hay mucha información útil -enlaces, el tiempo, datos de viajes- pero faltan más precios y otras indicaciones de costos

2) ¿Son blogs con voz propia? En tanto se concentran casi de manera exclusiva en destinos, se hace difícil encontrar una voz que los identifique claramente no sólo frente a otros blogs; también se terminan pareciendo a la prensa “especializada” en turismo, que abusa de los adjetivos, y en donde nunca hay nada malo en ningún destino. Lograr una “voz propia” es un trabajo de largo plazo, que necesita objetivos y mejor edición de materiales.

3) ¿Participan los usuarios? En el caso del Blog de Perú, no; en ViajeSudamérica, un poco. Pero hay que tomar en cuenta dos cosas. Son blogs nuevos, y conseguir una cierta cantidad de comentaristas toma su tiempo. Dos, se ha hecho complicado lograr tener muchos comentarios; hay mucha competencia en la Red, y ahora hasta los diarios quienes que los lectores participen.

Sé que más de uno se preguntará: ¿qué sentido tiene lanzar un montón de blogs sobre viajes, si en muchos casos no publican de manera continua, o la calidad de las entradas deja bastante que desear? Es que buena parte de las fortalezas de estas redes está justamente en enlazar sus blogs entre sí de manera obsesiva, y de esa manera incrementar su relevancia en Google. Claro, al ser ellos mismos los que se enlazan, están arruinando cualquier credibilidad de los ránkings y del Pagerank de Google. Pero bastaría que este buscador modificara algunos patrones de relevancia en su algoritmo y redujera el peso del enlace dentro de la misma red de blogs para que buena parte del modelo de negocios se viera afectado. Entonces: antes que preocuparse tanto por crear nuevos blogs para inflar de manera artificial sus enlaces, sería hora que atendieran a la importancia de crear una comunidad de lectores que sigan sus entradas, comenten y colaboren. Se trata de una construcción que no es tan sensible a los cambios que pueda introducir Google.

Las redes de blogs sobre viajes y turismo recién arrancan, y les queda mucho trabajo por delante. Muy probablemente, se están dejando llevar por un intento exagerado de diversificarse y lanzar nuevos blogs todo el tiempo. Antes, habría que consolidar la calidad de al menos un grupo pequeño de blogs, para luego comenzar a extenderse. Y el uso no reconocido de fotos de Flickr o incluso de textos de terceros, en el afán de reducir costos, les puede jugar en contra, ya que puede afectar gravemente su credibilidad como fuentes de información. Y, además, no hay razones para hacerlo si se informan correctamente de cómo usar textos y fotos bajo licencias Creative Commons.

NOTA: todos los enlaces en esta entrada han sido marcados como “no follow”.

Anuncios