¿Se puede viajar y trabajar a la vez? Si tenemos en cuenta la manera en la cual han evolucionado las tecnologías de comunicación en los últimos años, se puede decir que sí. Pero a la vez, hay toda una serie de problemas importante a la hora de plantear la posibilidad de poder visitar lugar y a la vez cumplir con obligaciones laborales. Al fin y al cabo, una cuestión es que los medios técnicos se encuentren disponibles, pero otra es si realmente podemos organizar nuestra vida alrededor del trabajo móvil. Mi idea en esta entrada es revisar algunas cuestiones importantes, a la luz de la experiencia que tuve en particular en mi semana de estadía en Jujuy y Salta, y desde donde seguí con la mayor parte de las tareas que desempeño desde mi casa. En el fondo, es la idea de muchas personas que hacen su trabajo desde su hogar, y que están pensando en poder hacerlas desde otro lugar, al menos de vez en cuando.

Antes de arrancar por el lado técnico: obviamente, la entrada está pensada para los “trabajadores remotos” y puestos que pueden ser deslocalizados. Por ejemplo, periodistas, bloggers, diseñadores, programadores, etc. El punto básico es tener tareas que podamos llevar a cabo desde una locación remota, como nuestra casa o cualquier lugar con acceso a Internet. Es evidente que una gran cantidad de trabajos no pueden ser deslocalizados, y que dependen de la presencia del trabajador en su puesto. Lo aclaro porque a veces hay cierta tendencia a describir el tema del trabajador remoto de trabajos de manera un poco extrema. En mi caso, por ejemplo, doy clases en la Universidad, y eso por ahora es parte de una tarea presencial en horarios preestablecidos. Claro que hay sistemas de enseñanza por Internet, pero estos no se aplican más que parcialmente en el mundo educativo.

Pasemos al lado técnico. ¿Qué se necesita para trabajar de manera remota mientras viajamos?

1) Notebook. Sí, parece obvio, pero un tema complicado cuando se viaja. Por un lado, una notebook nos brinda las mejores funcionalidades a la hora de usar programas y acceder a Internet. Desde ya, tiene que contar con placa Wi-Fi de conectividad inalámbrica, y Bluetooth -en el segundo punto explico porqué es importante este punto. Pero por otro, tener una computadora portátil es un problema importante de seguridad. Se trata de un objeto muy simple de robar, por desgracia, y a la vez bastante caro para nuestros ingresos. De eso hablamos en De mochilero, con notebook. Salvo que la necesiten sí o sí, no es necesario cargarla todo el tiempo; a veces, por ejemplo, se la puede dejar en hoteles donde volveremos en un par de días o en la casa de un amigo. Otro problema importante: el acceso a Internet es muy fácil de encontrar en las ciudades, pero no tan simple de hallar en pequeñas localidades o lugares más remotos -el 3G, Wimax y otras tecnologías de acceso móvil a banda ancha apenas si tienen presencia en Argentina, al menos por ahora. Es importante, por cierto, tener una batería extra, y recordar todas las noches revisar que estén cargadas. La notebook puede ser parcialmente reemplazada, en el caso de que haya suficiente disponibilidad, por locutorios y cabinas de Internet, o por una handheld que permita editar documentos y acceder a Internet -por ejemplo, un dispositivo con PalmOS y Documents To Go, que crea y modifica de manera nativa documentos de Microsoft Office.

2) Smartphone o celular con acceso a correo electrónico e Internet. La notebook tiene el problema del acceso a Internet, pero las redes de datos de los celulares llegan a muchos más lugares. Si se tiene uno o más trabajos donde de manera aleatoria te encarguen trabajos, es fundamental contar con acceso permanente -o al menos, de manera frecuente- al correo electrónico, y que además puedan contactarte vía teléfono. Es una manera de mantener contacto permanente, y de pautar fechas de entrega que no arruinen la experiencia de viaje. Además, cuando nos movemos de acá para allá, podemos estar muchas horas a la semana en buses, un tiempo que se puede usar para responder mails. En mi caso, usé un Blackberry Curve 8300 con tarifa plana de datos, y mi proveedor es Movistar. Encontré conexión GPRS o EDGE en todos los lugares que visité, como San Salvador de Jujuy, Purmamarca, Humahuaca e Iruya. La conexión sólo se perdía en la ruta que va por la Quebrada de Humahuaca o en el camino Humahuaca – Iruya, pero estamos hablando de largos trayectos sin poblaciones cercanas. Un punto importante del Blackberry es que, al igual que muchos smartphones, cuenta con conectividad Bluetooth, lo que nos permite, por ejemplo, editar un documento en el procesador de textos de la notebook, pasarlo de manera inalámbrica al teléfono y de ahí enviarlo por correo electrónico por la red de datos de la telefonía móvil. Sé que también se puede usar el Blackberry como módem, pero no logré configurarlo aún. Desde el teléfono se puede actualizar el blog con ciertas limitaciones -la interfaz de carga de WordPress no se ve exactamente igual en el celular-, subir fotos a Flickr y navegar por Internet para buscar noticias -aunque la experiencia de uso de los dispositivos portátiles como las handhelds y teléfonos móviles a la hora de ingresar a Internet es todavía bastante pobre. Por cierto: Movistar entrega sus terminales Blackberry con una configuración por defecto en la que aparece un “enviado desde mi celular Blackberry empresas”, lo cual es bastante molesto, sobre todo si justamente no queremos que terceros sepan desde donde respondemos. Para ello, sólo hay que entrar a la configuración Web de manejo de nuestras cuentas de correo electrónico en el Blackberry, entrar a cada mail configurado y borrar el mensaje.

3) Aplicaciones para el manejo de la agenda. Buena parte de los problemas de viajar y trabajar están dados en la organización de la agenda diaria. Es importante definir en un momento de la semana todas las tareas prioritarias de la semana -en mi caso, por lo general lo hago los domingos por la tarde- y dejar espacios para algunas cosas que se agregarán en la semana. En vista de esa organización, hay que trabajar para cumplir con los objetivos de la semana. Por ejemplo, definir como se distribuirá el trabajo para tener tiempo para recorrer los destinos que estamos visitando. Desde ya, esto será lo mismo que cuando estamos de vacaciones, pero si logramos no estresarnos, será mucho mejor que quedarse en casa. En mi caso, uso el calendario y gestor de tareas del Blackberry, pero tranquilamente se puede usar una agenda en papel. También hay alternativas interesantes en Internet si quieren usar métodos como GTD; una buena elección en ese caso es Nozbe, que incluso tiene versión para dispositivos móviles.

4) Almacenar documentos, correos electrónicos y archivos de manera online. O sea, que podamos acceder a ellos desde cualquier computadora en Internet. Es realmente importante, porque es probable que en algún caso no podamos tener acceso a la notebook, y haya que trabajar desde un locutorio, por ejemplo. Gmail, por ejemplo, tiene más de 5GB de espacio para los mails, y permite configurar cuentas POP de terceros; como si fuera poco, tiene un cliente para Blackberry, así que podemos buscar entre nuestro correo desde el mismo teléfono. Si necesitan tener documentos de texto a mano, lo pueden editar en servicios web como Google Docs o Zoho Writer. Y a la hora de almacenar todo tipo de archivos, pueden usar repositorios como Box.net. Como todos estos servicios no dependen de nosotros, les recomendaría que tengan algún servicio extra de backup por si alguno de ellos deja de funcionar de manera momentánea o permantente. Ojo, no abusen del almacenamiento online; siempre es necesario tener copias en el disco del material de trabajo más importante.

¿Alguna idea más al respecto? Recién estamos arrancando con el tema de los “trabajadores móviles”, pero creo que es una tendencia que irá creciendo en los próximos años. Quien sabe, en algun momento ya tendremos algún “Blog del Trabajador Viajero” :) . De todos modos, recuerden no todo en esto es algo siempre positivo, en particular porque buena parte de los empleos creados en este tipo de mercado de trabajo no suele ser muy estable, ni tener acceso a cobertura médica o cosas así…

Anuncios